Figura 2.-

Localización de la cisterna magna por palpación