google-site-verification=zl2BFmWkKnMfWepghiQhluc1_SNBuOLiZdzvrMLd1r8

Desafío a la profesión veterinaria ante los efectos del COVID 19 

PALABRAS CLAVE > COVID 19 > OMS > felinos > caninos > OIE

Adriana de la Rosa Figueroa

Alberto Esparza González

José Antonio Olmedo Sánchez

Luz Elena Machaen López

Introducción

Desde Diciembre del 2019, una nueva variedad de agente infeccioso viral surgió en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei en China, afectando a una gran cantidad de personas, principalmente de las vías respiratorias, conocido como COVID 19, mismo que fue identificado en enero de 2020.  En ese mismo mes, fue detectada la primera transmisión humano – humano. En menos de tres meses se ha propagado a casi todo el mundo (PAHO, 2020).

 

Este tipo de virus contienen un genoma a base de ácido ribonucleico (ARN).  Se les llama así porque tienen una característica formada por proteínas espiculares alrededor de una envoltura lipídica con forma de “corona”.  Provocan infecciones frecuentes en animales y humanos (OIE, 2020).

 

El pasado 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de su presidente Tedros Ghebreyesus declaró oficialmente como pandemia debido a la transmisión comunitaria y gravedad de la enfermedad ocasionada por COVID-19, afectando a 114 países en ese momento (OMS, 2020).

Para hacer frente de manera eficaz a los desafíos que plantea la pandemia de COVID-19, diversos gobiernos de todo el mundo han adoptado medidas restrictivas para cancelar las actividades consideradas como “no esenciales”. Esta decisión plantea interrogantes sobre las posibles adaptaciones que necesitan ser implementadas por la profesión veterinaria.

 

La situación sanitaria a nivel mundial nos ha llevado a una reflexión como gremio veterinario.  La Federación de Veterinarios de Europa (FVE), solicitó a sus países miembros, información sobre los efectos y acciones del ejercicio profesional de la veterinaria durante la pandemia ocasionada por la transmisión de la enfermedad ocasionada por el virus COVID 19, siendo los siguientes preceptos, hasta el momento, los más enunciados:

  • Los servicios veterinarios se consideran esenciales: sí, principalmente para garantizar la seguridad alimentaria y control de enfermedades.  La atención de animales de compañía resulta controversial, ya que existen opiniones encontradas con relación a su atención, ya que se sugiere que solamente se atiendan las urgencias.

  • Hasta hoy, no se han reportado escasez de material y suministro para el trabajo veterinario.

  • Al trabajar en zonas apartadas de las urbes y/o rurales, y el conocimiento médico de los profesionales, reduce el riesgo de contagio.

  • Los veterinarios están apoyando en algunos países como profesionales sanitarios, realizando inventarios de respiradores, donando equipos de protección y pruebas, reserva médica voluntaria, procesamiento de muestras de laboratorio, incluso en el control directo de la enfermedad. (Veterinaria, 2020)

A pesar de ser un virus relativamente fácil de inactivar, cuenta con una alta capacidad de transmisión.  Esto ha generado una transición en las actividades rutinarias en todos los ámbitos laborales incluyendo los servicios que brinda el gremio veterinario, principalmente al dedicado a la salud de los animales de compañía, tanto por la posible afectación clínica a los profesionales y colaboradores, como su supervivencia económica.  

Uno de los principales desafíos que enfrentan los profesionales de la salud animal, está basado en la educación y convencimiento a los clientes, de que la transmisión del COVID 19, de acuerdo a los estudios publicados hoy en día, es de humano a humano.   Sin embargo, no hay evidencia científica de que los animales de compañía transmitan la enfermedad y/o de que desarrollen la enfermedad. (OIE, 2020)  Lo que sí es un hecho, es que el pelaje de las mascotas puede funcionar como agente de transmisión del microorganismo, por lo que su cuidado y manejo debe incluir todas las medias de higiene. (Excelsior, 2020).  Además, se han hecho algunos estudios bajo condiciones experimentales, sobre la posibilidad de que los animales puedan o no infectarse, desarrollar y/o transmitir el COVID 19, aunque todavía no son del todo concluyentes y se desconoce si ocurra lo mismo bajo condiciones de infección natural o de campo.  Principalmente, se han estudiado gatos, perros y hurones. (Nature, 2020) (Jianzhong Shi, 2020). 

A continuación se presentan una serie de recomendaciones emitidas por diversas instituciones, que se deben de seguir durante esta contingencia de COVID 19.

Acciones a considerar por los dueños responsables de mascotas, 

en caso de tener enfermedad 

diagnosticada ocasionada por COVID 19:

  • Atender pacientes solo bajo cita previa.

  • En caso de urgencias, tener guardias específicas.

  • Evitar tener gente aglomerada en la sala de espera (deben tener por lo menos 1.5 metros de distancia entre ellas). 

  • Solicitar a los dueños de mascotas que solamente sea una persona quien lleve a sus animales.

  • Usar material de protección al revisar a los animales.

  • Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de tocar y revisar a los animales.

  • Evitar tocarse la boca, ojos y nariz después de tocar a los animales.

  • Tratar de que el pago de los servicios médicos sean a través de medios electrónicos.

  • Lavarse las manos con agua y jabón después de tocar los animales.

  • Evitar tocarse la boca, ojos y nariz después de tocar a los animales.

Acciones a considerar por 

los Médicos Veterinarios en 

establecimientos o clínicas:

 Acciones a considerar por los dueños responsables de mascotas, durante el paseo de su(s) animales, derivado de las medidas de aislamiento social:

  • Mantener distancia con el animal y utilizar mascarilla.

  • Está contraindicado poner una mascarilla a un animal.

  • Si el animal debe ir al veterinario, que lo acompañe otra persona y hay que avisar al médico que tome las medidas correspondientes.  

  • Debido a que la persona afectada posiblemente no pueda cuidar y atender a sus mascotas, procurar que la persona (s) que se hagan cargo de la persona afectada no estén en contacto con la persona infectada, sus platos, comida, correas, collares y comida de la mascota.  Evitar el contacto directo con el enfermo.

  • Realizar paseos con mascotas en los alrededores del domicilio.

  • No exceder los tiempos de paseo, limitarlo al tiempo necesario.

  • Respetar las normas higiénicas durante el paseo. (recogiendo el material fecal)

  • Evitar formar grupos con otros dueños de mascotas.

  • Mantenerse a una distancia de 1.5 metros de personas durante el recorrido.

  • Evitar tocarse ojos, nariz y boca durante el recorrido.

  • Al toser o estornudar usar el ángulo interno del brazo. 

  • Finalizado el recorrido lavarse las manos con agua y jabón.

A pesar de todos estos lineamientos, existe la incertidumbre de lo que pasará con el gremio.  Lo que es un hecho, es que la humanidad necesita hoy en día, alimentos inocuos para subsistir, una gran variedad de ellos de origen animal. Los profesionales de la salud veterinaria trabajan, incluso bajo las actuales condiciones, en la producción de alimentos y en la implementación de servicios veterinarios.  Las barreras comerciales no se han detenido.  Se espera que habrá una gran cantidad de trabajo para el gremio en el área de producción de alimentos de origen animal, incluso se espera que las exportaciones de alimento a diferentes países aumente en un 40% (México, 2020).

Referencias​:

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

® Arterial S.A. de C.V. 2020