google-site-verification=zl2BFmWkKnMfWepghiQhluc1_SNBuOLiZdzvrMLd1r8

Importancia del manejo nutricional en el perro y en el gato

MVZ Eduardo Brizio Carter

Descargar Edición 70

El competitivo mercado actual pone a nuestra disposición un amplio abanico de alimentos comerciales. Estos productos se pueden adquirir en supermercados, tiendas de mascotas y clínicas veterinarias. Presentan una gran variedad en cuanto a la fórmula de sus componentes nutritivos, digestibilidad y sabor, así como su forma, textura y aroma. Esta gran cantidad de productos, junto con la publicidad comercial y las falacias sobre nutrición, crean una gran confusión entre profesionales y aficionados sobre la nutrición ideal de sus animales de compañía. Unos conocimientos básicos de los fundamentos de la nutrición son requisitos indispensables para poder evaluar las necesidades de nuestras mascotas.

 

Un nutrimento es todo aquel componente alimenticio que ayude a soportar la vida.

 

 

Los nutrimentos pueden:

  1. Actuar como componentes estructurales del cuerpo

  2. Participar en las diferentes reacciones químicas que ocurren en el organismo (metabolismo)

  3. Trasportar sustancias hacia dentro, atreves o hacia afuera del organismo

  4. Regular la temperatura corporal

  5. Afectar la palatabilidad y por lo tanto el consumo

  6. Proporcionar energía

 

Existen seis nutrimentos básicos

  1. Agua

  2. Carbohidratos

  3. Proteína

  4. Grasa

  5. Vitaminas

  6. Minerales

 

Energía

La energía no es un nutrimento, es una propiedad de los alimentos aportada por el metabolismo de tres nutrimentos: Carbohidratos, Grasa y Proteína.

 

Exceptuando al agua, la energía es el elemento más importante a considerar en nutrición canina y felina.

 

Todos los seres vivientes dependen de la energía solar. Tal y como lo menciona la primera ley de la termodinámica: “La energía no se crea ni se destruye, solamente se transforma”. La materia se trasforma en energía y la energía se transforma en materia.

 

La energía solar es capturada por las plantas y gracias a la fotosíntesis es almacenada (como nutrientes: carbohidratos, grasa y proteínas). Los animales comen plantas u otros animales que se han alimentado con plantas, entonces los nutrimentos almacenados en las plantas son digeridos, absorbidos y trasportados hasta las células del cuerpo. En las células se trasforma la energía de los nutrimentos en compuestos de alta energía (ATP) y calor. 

 

Las células pueden usar los enlaces Adenosin Trifosfato (ATP) para bombear iones, sintetizar moléculas o activar proteínas contráctiles. La suma de todos estos procesos (y la producción de calor) describen esencialmente el uso de la energía total en el organismo de un animal.

El vocablo energía proviene del griego En (dentro) y Ergón (trabajo). Este término describe una propiedad de la materia: la capacidad de transformarse  en energía para realizar un trabajo. Las células hacer diversos tipos de trabajo: síntesis y trasporte activo de moléculas, contracción muscular, re síntesis de proteínas, etc. La energía química es el resultado de la utilización de los nutrimentos (Carbohidratos, Grasa y proteína) y se produce cuando las moléculas se oxidan (ceden electrones). Cada enlace entre átomos y moléculas es una fuente potencial de energía química que se libera cuando se rompen dichos enlaces. Las combustiones biológicas son combustiones sin llama (a baja temperatura). Para la célula la única fuente de energía es la energía química, almacenada en los alimentos.

 

Así, la energía almacenada en los alimentos se utiliza como “combustible” para realizar un trabajo. Se libera (en parte) en forma de calor (desecho). Se almacena en enlaces químicos de alta energía para trabajo posterior.

1/2

La energía no se puede medir como tal, para hacerlo se tiene que trasformar (en el caso de la nutrición) en calor. La unidad básica de la energía calórica es la caloría (cantidad de calor requerida para aumentar la temperatura del agua, un grado centígrado, desde 16.5 a 17.5° C) Aunque las unidades más frecuentemente usadas en nutrición se refieren a mil calorías; es decir una kilocaloría (Kcal). En Europa se utiliza el Joule que es la unidad internacional de energía: electica, mecánica y química. Un joule equivale a 0.239 kcal o bien una kilocaloría equivale a 4.184 joule.

 

Cuando una sustancia se quema por completo hasta sus últimos productos de oxidación (bióxido de carbono, agua y otros gases) el calor liberado se le considera su energía bruta. Para esto se utiliza una bomba calorimétrica. Así, la energía bruta de un ingrediente alimenticio depende la cantidad de carbohidratos, lípido y proteínas que contenga.

 

Pero un animal no aprovecha al 100% la energía bruta, hay que restarle la energía que se pierde en las heces (E. digestible), en la orina (E. metabolizable) y en generar calor, para obtener la energía neta, la cual se utiliza como combustible para mantener las funciones vitales y poder realizar otras actividades.

 

Cálculo de las necesidades energéticas en los perros y en los gatos

 

La medición del gasto de energía de un animal es poco práctica para veterinarios y propietarios de mascotas, por lo que los investigadores desarrollaron ecuaciones de predicción que pueden servir para estimar el requerimiento energético en reposo (RER)

 

Aunque existen diferentes fórmulas para calcular los requerimientos energéticos de un animal, en el caso de los caninos se prefiere aquel en que se utiliza el peso metabólico; en virtud de las marcadas diferencias en talla y peso corporal que existen en la gran cantidad de razas. Un animal pequeño tiene mayor superficie en relación a su volumen; así como una masa corporal más activa. Entonces la producción calórica por kilogramo es mayor en un animal pequeño y a medida de que los animales son más grandes, su tasa metabólica aumenta; pero no en la misma proporción; sino en ¾ (0.75) de su peso corporal. Brody en 1945 condujo experimentos de calorimetría desde con ratones, hasta elefantes y encontró que la tasa metabólica basal de los animales por unidad de peso corporal, disminuía a medida que aumentaba el peso del animal. Por consiguiente se disminuían los requerimientos de energía y consumo de alimento. Cuando el peso corporal se duplicaba, la tasa metabólica se incrementaba solo en 75%. Así el peso metabólico equivale a elevar el peso vivo a la potencia .75; es decir: (PV 0.75 ).

Otra forma de obtener el peso metabólico es (Pc)3 √√= PM. Por ejemplo un Pastor Alemán de 20 kg. Lo primero es elevar el Pc (Peso corporal) al cubo (20x20x20) = 8000. Después se le saca raíz cuarta (que equivale a sacar dos veces la raíz cuadrada). Raíz cuadrada de 8000= 82.442 y otra vez raíz cuadrada (de 82.442)= 9.45; es decir, el peso metabólico de un Pastor Alemán de 20 kg es 9.45 kg.

 

El requerimiento de energía en reposo (RER) de un mamífero se estima que es de 70 Kcal/día/ Kg (de peso metabólico) por lo tanto para obtener el requerimiento de energía diario se debe multiplicar el peso metabólico del paciente por 70: El caso del pastor alemán de 20 kg: 70 X 9.45= 661.5 Kcal diarias.

 

Otra manera quizá más sencilla de calcular el requerimiento de energía en reposo (RER) es utilizando la siguiente fórmula: 30(peso corporal)+70= RED. Por ejemplo, nuestro Pastor Alemán de 20 kg: 30 x 20= 600 + 70= 670 Kcal/día. Esta fórmula sirve para animales que pesen entre 2 y 45 Kg.

 

Una vez conocido el RER, para obtener los requerimientos de energía diarios (RED) para un animal, se debe multiplicar el RER, por un factor; el cual, dependerá de la actividad que desempeña cada individuo; es decir: crecimiento, gestación, lactancia, trabajo, etc.

 

Por ejemplo, en nuestro Pastor Alemán de 20 kg, si se tratara de un Adulto intacto (es decir, no castrado) su factor de ajuste sería 1.8. Así aplicaríamos la siguiente fórmula RER x 1.8= RED. ES decir: 661.5 x 1.8= 1190.7 Kcal/día. O en el caso de la segunda fórmula para obtener el RER: 670 x 1.8= 1206 Kcal/día:

 

RED canino Mantenimiento:

Crecimiento = 3 X RER (Del destete a los cuatro meses)

Crecimiento = 2 X RER  (DE los cuatro meses a que el cachorro alcance su peso adulto)

Adulto castrado  = 1.6 x RER

Adulto intacto  = 1.8 x RER

Gestante = 3 x RER (Último tercio)

Lactancia  = 4 a 8 x RER (Dependiendo del número de cachorros)

Trabajo  = 2 a 8 RER (Dependiendo de la intensidad del trabajo)

Pérdida de peso  = .8 X RER

 

RED felino Mantenimiento

Adulto castrado  = 1.2 x RER

Adulto intacto  = 1.4 x RER 

Adulto activo  = 1.6 x RER

 

Por último se debe calcular la densidad energética del alimento para saber qué cantidad proporcionarle al paciente.

 

Por ejemplo para un gato que pese 4.5 Kg y se alimente con un producto que contenga 35% de proteína, 20% de grasa y 27% de hidratos de carbono solubles. Utilizando los valores de energía de Atwater, tenemos que la proteína proporciona 3.5 Kcal de energía por gramo: la grasa 8.5 y los carbohidratos 3.5. Por lo tanto, hay que multiplicar:

 

35% de Proteína x 1 g de alimento x 3.5 Kcal de EM/ g = 1.23 kcal de EM/g a partir de proteína

 

20% de Grasa x 1g de alimento x 8.5 Kcal de EM/g = 1.70 Kcal de EM/g a partir de la grasa

 

27% de Carbohidratos x 1g de alimento x 3.5 Kcal de EM/g  = 0.95 Kcal de EM/g a partir de Carbohidratos

 

TOTAL (Densidad energética)  = 3.88 Kcal de EM /g de alimento

 

Luego, debemos obtener los requerimientos energéticos del felino, con cualquiera de las fórmulas. RER = (4.5)0.75 x 70 = 216 cal de EM/día. Después, para obtener el RED multiplicar por el factor modificador para el mantenimiento felino que es 1.4. Así, 216 Kcal/día x 1.4= 302 Kcal de EM/día, que viene siendo el Requerimiento de Energía Diario (RED), para un gato adulto intacto de 4.5 kg.

 

Por último, para determinar la cantidad correcta de alimento que se le debe suministrar al gato, se divide la el RED (302 Kcal de EM/día) entre la densidad energética del alimento 3.88 Kcal de EM/g = 78 gramos /alimento/ por día.

Utilizar alimentos comerciales balanceados de buena calidad facilita cubrir los requerimientos energéticos de nuestros pacientes. La dietas caseras son una buena opción, sobre todo porque son más palatables; sin embrago, es difícil balancearlas, prepararlas consume mucho tiempo, puede ser más costoso, hace a las mascotas melindrosas y prolifera el sarro favoreciendo la presentación de problemas dentales. Sin mencionar que los alimentos comerciales de prescripción, resultan una gran herramienta para el Médico Veterinario, como parte integral del tratamiento en patologías como: alergias alimentarias, cardiopatías, falla renal y obesidad.

 

 

Bibliografía

 

  1. Águila Raúl; Formulación moderna y Energía neta. Grupo Nutec,2009; http://www.engormix.com/MA-porcicultura/nutricion/articulos/formulacion-moderna-energia-neta-t2603/141-p0.htm

  2. Brings George  http://www.ardengrange.es/wp- content/uploads/alimentacion-canina.pdf

  3. Gutiérrez Vázquez Carlos Alberto; taller de requerimientos energéticos en el perro; Revista AMMVEPE, 1997; 8(2): 59-62

  4. Hand, Thatcher, Remillard, Roudebush; Nutrición Clínica en Pequeños Animales 1987 4a Ed Mark Morris Institute.

  5. Lon D. Lewis Samll Animal Clínical Nutritions 1990, III Mark Morris Institute

  6. Spross Suárez Alfredo Kurt; La energía en el perro y en el gato; Revista AMMVEPE 1996; 7(4) 147-152

 

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

® Arterial S.A. de C.V. 2020