google-site-verification=zl2BFmWkKnMfWepghiQhluc1_SNBuOLiZdzvrMLd1r8

Sarcomas en el punto de inyección en felinos (SPA o SAPI)

Criterios Actuales de Vacunación

Descargar Edición 64

MVZ Diana García Ortíz

Resumen

 

Desde la introducción de vacunas para gatos en la década de los 80’s, en los últimos años, se ha observado un incremento en la incidencia de sarcomas de tejido blando en gatos en áreas comúnmente usadas para la vacunación y administración de fármacos por vía subcutánea. Se ha realizado un estimado de la frecuencia en la presentación de esta neoplasia de aproximadamente 1 a 3 casos por cada 10,000 gatos que son vacunados con un tiempo de desarrollo de 1 mes a 3 1/2 años después de la vacunación. Estudios epidemiológicos han implicado la asociación con la vacuna de rabia, leucemia viral felina, panleucopenia/rinotraqueitis/calicivirus (PRC), monovalentes o polivalentes, con adyuvantes o sin adyuvantes. También se han asociado con la inyección subcutánea de otros medicamentos. Aunque la patogénesis  se desconoce, se han implicado como agentes causales a los adyuvantes junto con una respuesta inmunológica local en contra del antígeno involucrado. En 1996, una organización fue creada (Vaccine-Associated Feline Sarcoma Task Force (VAFSTF)) con el fin de investigar sobre la etiología, patogénesis, diagnóstico y tratamiento de esta neoplasia. A partir de sus análisis, se han ido transformando los protocolos de vacunación para gatos, tanto en lo referente a la periodicidad de las vacunas como en lo que se refiere al lugar de inoculación.

Introducción

 

El objetivo de este ensayo es tomar un criterio para las vacunas en gatos, sensibilizar a los médicos veterinarios y a las autoridades de Salud Pública para que cambien sus criterios de vacunación basados en estas evidencias en Estados Unidos, Europa y México.
La discusión científica sobre la etiología, diagnóstico y tratamiento se tocarán superficialmente ya que existen numerosos estudios sobre sarcomas en el punto de inyección.
La Dra. Hendrick de la Universidad de Pensilvania en finales de los 80as empieza a notar un aumento de sarcomas, sobretodo en la región interescapular, donde comúnmente se dan  las inyecciones de vacunas contra la rabia, coincidiendo con la promulgación de una ley que obliga a la vacunación antirrábica obligatoria para todos los gatos.
Aunque el fenómeno se puede reproducir con cualquier inyección nunca se ha presentado con insulina que es la sustancia que más se les inyecta a los gatos. Y el tumor más diagnosticado en el punto de la inyección es el fibrosarcoma (Foto 1).

 

PREVALENCIA

-     1 a 3 casos de cada 10,000 gatos vacunados.

-    20,000 gatos con sarcomas en Estados Unidos. Hay otros estudios pero más o menos coinciden. 

-    11.8 de 10,000 desarrollan reacciones vacunales.


CAUSAS

No están bien establecidas se orienta hacia los adyuvantes y a la reacción inmune local contra los antígenos, pero los sarcomas se dan con todos los tipos existentes de vacunas felinas, incluidas las que no los tienen. En ningún caso se ha relacionado la aparición de estos tumores, con la vacuna de un fabricante en particular. Se sospecha que la mutación de genes estaría relacionada. La inflamación se ha considerado como desencadenante aunque algunos gatos no la presentan. (La inflamación persistente y la cicatrización de las heridas, interaccionan con algún componente de la vacuna, que trae aparejado la proliferación de fibroblastos y miofibroblastos, que degeneran en una transformación neoplásica, vía un mecanismo aun no conocido).


FACTORES EVALUADOS COMO POSIBLES DESENCADENANTES

  • Se han evaluado varios factores del sarcoma pero ninguno influye:

  • Mezclar el producto en una jeringa. No influye 

  • Tipo de jeringa. No influye

  • Agitar el producto. No influye

  • Dar masaje. No influye

  • Esterilizar y reesterilizar la jeringa. No influye

  • Calibre de la aguja. No influye

  • Tipos y marcas. No influye

  • El único factor es que la vacuna este fría


PESENTACION Y CURSO

Cualquier masa en los sitios los sitios de vacunación: región costal o lumbar, interescapular o músculos de miembros posteriores. Generalmente aparecen 2 o 3 meses después de la inyección. Casi nunca hay metástasis en fibrosarcomas pero los asociados a vacunas son muy agresivos.

 

La Asociación Americana de Especialistas en Felinos recomienda la regla 3-2-1: Preocuparse si la masa persiste más de 3 meses, mide más de 2 cm. y aparece después de 1 mes de la inyección (Foto 2).

 

DIAGNÓSTICO

Citología: generalmente es confiable a sarcoma (Foto 3).

Biopsia de incisión: tener cuidado si es periférica puede ser inflamación. Si es central puede haber necrosis (Foto 4). 

Biopsia de pieza completa confiable a sarcoma (Foto 5).

TRATAMIENTO

El tratamiento de elección es la remoción quirúrgica completa del tumor, a través de esta se obtiene una mayor probabilidad de cura. Se ha demostrado que con una cirugía radical de primera intención se obtienen tiempos de remisión más largos (media 325 días) que con una escisión marginal (79 días), axial mismo, gatos con tumores localizados en los miembros tratados con amputación, presentan mejor pronóstico que gatos con tumores localizados en otros sitios anatómicos. Se manda a patología y se estudia el recurso de quimioterapia o radioterapia. 

 

Los protocolos de quimioterapia están muy descritos en la literatura. Se obtiene un promedio de un año de vida con la combinación cirugía-quimioterapia.

 

RECOMENDACIONES PARA LA VACUNACIÓN EN GATOS

El tema es delicado y cuidadoso por parte de toda la comunidad veterinaria (veterinarios fabricantes de vacunas, asociaciones protectoras etc.), para no confundir al público y haya el peligro de desanimar a la aplicación de las vacunas. Las recomendaciones aquí vertidas son basadas en evidencias y experiencias ya descritas.

1/18

RABIA

Las vacunas actuales de rabia están recomendadas para 3 años de duración. Se recomienda la aplicación  trianual. Existe la dificultad de las normas de salud pública de cada país o entidad federativa. El veterinario tiene la obligación de acatarla, pero también hay la evidencia del riesgo de producir sarcoma. La recomendación sería la vacuna cada 3 años en caso que así lo marque el fabricante. Si van a viajar se puede seguir el mismo criterio y poner un refuerzo un mes antes del viaje. El concepto de que la vacunación sea de por vida también se está cuestionando, se podría en un principio individualizarlo.
Todas las demás enfermedades que hay vacunación en gatos no son zoonóticas y pudiéramos tener un criterio más amplio los veterinarios para su aplicación.

 

PANLEUCOPENIA FELINA

La inmunidad proporcionada por las vacunas de PANLEUCOPENIA felina se considera excelente. Los datos tanto serológicos como de exposición de desafío indican que una vacuna mantiene 7años de inmunidad. La recomendación sería que después de las vacunas iniciales 8 y 12 semanas y una anual la frecuencia sería cada 3 años.

RINOTRAQUEITIS Y CALICIVIRUS  (Foto 7-8)

Son muy importantes porque producen el 90% de las enfermedades respiratorias superiores en los gatos. La enfermedad es autolimitante, sin embargo, los gatos infectados pueden desarollar una enfermedad oculonasal crónica. En el caso de calicivirus, se asocian a estomatitis. Se puede simplificar el esquema de vacunación porque vienen combinadas con Panleucopenia y seguiríamos el mismo criterio que esta 8 y 12 semanas una anual y después cada 3 años.

 

LEUCEMIA VIRAL FELINA

Reproduzco el criterio de la Asociación Americana de Especialistas en Felinos y del Consejo Consultivo sobre vacunas Felinas de la Academia de Medicina Felina.
Para qué cada veterinario individualice su calendario según el caso.

 

Nuestro criterio es el siguiente, poner una vacuna a los 4 meses de edad previa prueba de detección (si es negativa) y después anual, 2 o 3 años dependiendo el caso. El 90% de nuestros gatos son de casa, castrados o esterilizadas.

 

El virus también puede transmitirse por transfusión de sangre de un gato infectado, in útero, o a través de la leche. La exposición al virus persistente en el ambiente en fómites, o en secreciones aerolizadas, no son medios eficientes de transmisión. Los signos clínicos de la infección con FeLV se relacionan principalmente con neoplasias, anemias y enfermedades resultantes de la inmunosupresión. Los gatitos son los más susceptibles a la infección; la resistencia aumenta con la madurez. Datos experimentales demuestran que los gatitos de menos de 16 semanas son los más susceptibles a la infección, mientras que los gatos mayores son relativamente resistentes. El mayor riesgo lo tienen los gatos domésticos a los que se les permite vagabundear libremente, los gatos callejeros y los gatos silvestres. 

 

También corren riego los que viven en ambientes abiertos con muchos individuos, los que viven junto con gatos infectados con FeLV, y los residentes en casas con estado desconocido de FeLV. La decisión de vacunar a un gato en particular contra FeLV debe basarse en la edad del animal y su riesgo de exposición. Se recomienda la vacunación contra FeLV en los gatos con riesgo de exposición (por ej.: gatos no restringidos a un ambiente cerrado libre de FeLV), especialmente los menores de 4 meses de edad. 

 

La vacunación no es recomendada en gatos con riesgo mínimo o nulo de exposición, especialmente los mayores de 4 meses de edad. La habilidad de una marca particular de vacuna para producir una respuesta inmune suficiente para resistir una viremia persistente varía de estudio a estudio. Dado que no se induce protección en todos los vacunados, la prevención de la exposición sigue siendo la mejor manera de prevenir la infección. La vacunación contra FeLV no reduce la importancia de examinar los gatos para identificar los que son virémicos. Es de importancia crítica que los gatos virémicos no estén en contacto con otros gatos, especialmente con menores de 4 meses. Por lo tanto, el estado de infección de todos los gatos debe ser determinado. Los eventos adversos relacionados con la vacunación contra FeLV incluyen tumefacción local o dolor, fiebre o letargo transitorios, y formación de granulomas postvacunales. Aunque se ha informado del desarrollo de sarcomas luego de la aplicación de otras vacunas, los datos actuales sugieren que son más frecuentes luego de la administración de vacunas contra FeLV y antirrábica con adyuvantes. Si se considera necesaria la vacunación, se recomienda la revacunación anual. 

 

Los gatos deben ser examinados para FeLV previamente a la vacunación inicial y cuando haya una posibilidad de que hayan estado expuestos al FeLV desde que fueron vacunados. El método preferido de detección es la prueba ELISA, y la prueba IFA es el método de confirmación preferido. Los individuos que se confirmen como positivos no deben recibir la vacuna pero deben ser segregados de los gatos no infectados.

CLAMIDIOSIS

La inmunidad proporcionada por la vacuna contra C. psittaci se asemeja a la de las vacunas contra FHV-1 y FCV en que los vacunados son protegidos contra la enfermedad clínica severa, pero no de la infección. La frecuencia de eventos adversos relacionados con las vacunas contra C. psittaci es mayor que las asociadas con otras vacunas comúnmente empleadas; las reacciones incluyen letargo, depresión, anorexia, debilidad y fiebre entre 7 a 21 días luego de la vacunación (Foto 9).           

La vacunación debe considerarse en ambientes con múltiples individuos donde se haya confirmado infección asociada con signos clínicos. Si se juzga necesaria la vacunación, se recomienda la revacunación anual.

 

SITIOS DE VACUNACIÓN

Las asociaciones de medicina felina estadounidenses han establecido pautas generales para la administración de las vacunas. Se recomiendan los siguientes lugares para la vacunación:

 

Las vacunas contra panleucopenia felina, rinotraqueitis, calicivirus y clamidia deben ser administradas por vía subcutánea en el costado derecho.

Las vacunas contra la rabia deben ser administradas por vía subcutánea en el extremo posterior derecho, tan abajo como sea posible. (Right con la inicial de Rabia)

Las vacunas FeLV deben ser administradas por vía subcutánea en el extremo posterior izquierdo, tan abajo como sea posible. (Left, con la inicial de Leucemia).

 

Rabia y Leucemia Viral felina son las que más han reportado sarcomas en el sitio de la inyección, si se llegaran a formar después de la vacuna, siguiendo la regla 3-2-1, es más fácil realizar amputación de miembro y podría prolongar más el término de vida (Foto 10).

 

CONCLUSIÓN

Es muy difícil cambiar de conductas y si se agrega que podrían afectar nuestros ingresos es todavía más difícil. Hay muchos ejemplos que no han sido así, al contrario hemos crecido en clientela y prestigio al adoptar nuevas conductas, como ejemplo citare dos, el haber dejado de cortar orejas estéticamente por motivos humanitarios y un tiempo haber dejado de vacunar contra parvovirus cuando no había vacunas polivalentes, actualmente casi todos son polivalentes y seguimos los esquemas tradicionales.
Con el aumento de la información nuestros clientes tiene acceso a ella y el desprestigio que pudiéramos tener por no ir al día en este tema y muchos más está en juego.
Concluiríamos en adoptar las conductas actuales que se vierte en este trabajo y como todo en medicina está en movimiento estaríamos atentos a los cambios que se pudieran presentar.


Como en otras ocasiones esto quedaría a discusión y enriquecimiento, ya que en México no se cuenta con estadísticas en este tema.

Foto 1. Gato con sarcoma por vacunación.
Foto 2. Vacunación asociada a formación de sarcoma en gatos.
Foto 3. Población celular fusiforme característica de sarcoma.
Foto 4. Vacunación asociada a Fibrosarcoma
Foto 5. Histopatología de un sarcoma postvacunal felino.
Foto 6. Imagen posterior a la remoción quirúrgica completa del tumor.
Foto 7-8. Estomatitis asociado a la infección con Calicivirus Felino (FCV).
Foto 9. El signo clínico más común es la conjuntivitis serosa.
Foto 10. Sitios de vacunación recomendados por la Asociación Estadounidense de Especialistas en Felinos.
Mostrar más

BIBLIOGRAFIA

  1. Ma Luisa Palmero Colado, Vanessa Carballés Pérez. 2010.  Enfermedades Infecciosas Felinas. España. Servet editorial- Grupo Asís Biomedia. 2ª edición.

  2. Extracto del Informe de la Asociación Americana de Especialistas en Felinos y del Consejo Consultivo sobre Vacunas Felinas de la Academia de Medicina Felina.

  3. Guillermo Couto, Néstor Moreno. 2013. Oncología Canina y Felina. España. Servet editorial- Grupo Asís Biomedia.

  4. Joanna Morris, Jane Dobson. 2002. Oncología en pequeños animales. Colombia. Intermédica editorial.

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

® Arterial S.A. de C.V. 2020