google-site-verification=zl2BFmWkKnMfWepghiQhluc1_SNBuOLiZdzvrMLd1r8
Desarrollo 

Inmunidad Pasiva 

Los cachorros se benefician con una protección efectiva a través de la madre quien transmite sus anticuerpos y por medio de la placenta y del calostro. Sólo del 5% al 10% de los anticuerpos pueden ser adquiridos vía placentaria. Del 90 al 95% de la inmunidad pasiva proviene vía calostro. 

En el calostro, los principales anticuerpos que se encuentran son de tipo IgG. Con la transición de la glándula mamaria hacia la producción de leche, también cambia el tipo de inmunoglobulina que predomina, siendo ahora la IgA la que se encuentra en mayor concentración. Mientras que la IgG ofrece una gran inmunidad sistémica, la IgA tiene un rol de inmunidad local en la mucosa intestinal. La IgA defiende a los recién nacidos con la neutralización del virus, inhibiendo la colonización del intestino aglutinando a los microorganismos dentro del tracto gastrointestinal (Hurley & Theil, 2011). 

Durante las primeras horas de vida, las inmunoglobulinas del calostro pueden atravesar la mucosa intestinal sin degradarse en el lumen y así iniciar en el cachorro neonato la protección inmunitaria sistémica transmitida por la madre (Fig. 2). 

La protección de los anticuerpos orales maternos en el cachorro depende directamente de la cantidad de IgG ingeridas en el calostro (Fig. 3). 

El nivel de protección pasiva de los cachorros dependerá de la calidad de calostro de la madre y de la cantidad de anticuerpos que consumen: 

Factores que influyen en la calidad de calostro de la madre 

  • Vacunación de la perra 

  • Nutrición de la perra 

Factores que influyen en la obtención de anticuerpos maternos por el cachorro: 

  • Camada 

  • Succión 

  • Nutrición 

La protección que confiere la inmunización pasiva es de corto plazo y no conduce a la formación de células inmunes con memoria duradera. Por lo tanto, es importante considerar que existe un período donde el cachorro ya no tiene las suficientes defensas maternas, pero tampoco es capaz de lograr una respuesta óptima a las vacunaciones, quedando así desprotegido contra enfermedades.(Fig. 4). A este período se le llama ventana de susceptibilidad. 

Mientras que la IgG ofrece una gran inmunidad sistémica la IgA tiene un rol de inmunidad local en la mucosa intestinal. La IgA defiende a los recién nacidos con la neutralización del virus, inhibiendo la colonización del intestino y aglutinando a los microorganismos dentro del tracto gastrointestinal (Hurley & Theil, 2011) 

Alternativas de Inmunidad Pasiva adicionales al calostro: 

Adicionales a la protección materna ya mencionada, existen diversas fuentes a las que se puede recurrir con el fin de mejorar la inmunidad en el cachorro. 

  • Huevos Hiperinmunizados (IgY) 

  • Bancos de Calostro (perras) 

  • Plasma Canino (vía oral) 

  • Calostro Bovino 

Huevos Hiperinmunizados (IgY) 

En 1893 Klemperer, un investigador adelantado para su época, describió en los archivos de Patología y Farmacología un ensayo pionero sobre protección pasiva por anticuerpos de yema de huevo (Fig. 5). 

Las gallinas presentan una diferencia muy importante en cuanto a la transferencia de inmunidad pasiva a los descendientes. Mientras que en los mamíferos es transferida a través de la placenta o del calostro, las aves lo hacen a través de los componentes fluidos del huevo. Esta diferencia hace que sea posible la utilización de una nueva tecnología basada en la utilización de las inmunoglobulinas o anticuerpos de yema de huevo como un alimento funcional, como una medicina y/o como una fuente de nuevos reactivos biológicos. 

El Calostro Bovino 

Es rico en compuestos bioactivos, péptidos, factores de crecimiento, inmunoglobulinas G bovinas y otros factores inmunológicos que pueden neutralizar virus e inhibir la colonización del intestino y la producción de toxinas bacterianas. 

Existe desventajas al ser utilizadas en perros: 

  • No es específico contra patógenos de perro. 

  • No tiene acción inmunológica (Ig) directa en el intestino contra enfermedades virales de los cachorros. 

  • No protege en ventana de susceptibilidad (Fig. 6). 

Conclusiones: 

El empleo de la IgY tiene ventajas significativas sobre los anticuerpos provenientes de mamíferos. Es por eso que la tecnología IgY atrae cada vez más el interés de los científicos de distintos campos de la investigación, ya sea en medicina humana (diagnóstico pato-bioquímico, odontología, medicina forense, investigaciónes en general, etc.) así como también en ciencias veterinarias. 

Referencias

  • Nguyen, Umeda, Yokoyama, Kodama. Immunology Research Institute. Passive protection of dogs against clinical due to Canine parvovirus-2 by specific antibody from chicken egg yolk he Canadian Journal of Veterinary Research 2006; 70: 62-64. 

  • Kuroki M, Ikemori Y, Yokohama H, Peralta RC, Icatlo FC Jr, Kodama Y. Passive protection against bovine rotavirus- induced diarrhea in murine model by specific immunoglobins from chicken egg yolk. Vet Microbiol 1993; 37: 135-146. 

  • Ebenezer Satyaraj, PhD. Emerging Paradigms in Immunonutrition, Topics in Companion Animal Medicine. Elsevier 2011. Volume 26, Number 1, February 201; 25-32 

  • Immunoglobulin G concentration in canine colostrum: Evaluation and variability. Journal of Reproductive Immunology 112 (2015) 24–28. 

  • Egg Yolk Antibodies for Passive Immunity. Jennifer Kovacs-Nolan and Yoshinori Mine. Annual Review of Food Science and Technology. Volume 3, 2012: 163-182. 

  • Dr. Peter J. Felsburg, Overview of immune system development in the dog: caparison with humans, Human&Experimental Toxicology 2002: 21, 487-92. 

  • Claire D. Bourke, James A. Berkley and Andrew J. Prendergast. Immune Dysfunction as a Cause and Consequence of Malnutrition, Trends in Immunology, June 2016, Vol. 37, No. 6: 386-398. 

Utilización de la inmunoglobulina IgY en la dieta canina para incrementar la protección del cachorro en las primeras etapas de vida. 

PALABRAS CLAVE >  Inmunología > calostro > cachorros > IgY > IgG > IgA > cachorros > nutrición 

MVZ Magda Celina Navarro Soto

Doctora en Ciencias con orientación en inmunobiología. 

Introducción

 Al nacer y durante la primera etapa de vida, el cachorro se enfrenta a un sinfín de microorganismos, por lo que requiere de anticuerpos que lo protejan de todas estas enfermedades y agentes patógenos. Esta protección debe provenir de dos tipos de inmunidad, a saber: 

• Inmunidad innata (natural; inespecífica de antígeno). 

• Inmunidad adquirida (pasiva o activa; específica de antígeno).

 

Inmunidad Innata: 

Es una línea de defensa que permite controlar la mayor parte de los agentes patógenos. Es la primera línea de defensa en un cachorro y perro adulto.

 

Inmunidad Adquirida: 

Suministra una respuesta específica y muy eficaz frente a cada agente infeccioso. Posee memoria inmunológica que tiende a evitar que el agente infeccioso provoque enfermedad en una segunda infección (Fig.1).

 

Existen 2 formas en que un cachorro puede adquirir los anticuerpos necesarios para protegerse, la pasiva: a través de la madre (desde la placenta y el calostro), y la activa: a través de la exposición a patógenos de campo y las vacunaciones.

 

La inmunidad adquirida, tan importante para el combate exitoso de las enfermedades, se divide a su vez en dos tipos de inmunidad: la pasiva y la activa. La primera de ellas es la que el neonato obtiene de la madre principalmente a través de la ingesta de calostro. La segunda, sólo puede desarrollarse cuando el sistema inmune del cachorro desarrolla una respuesta inmunológica por sí mismo, esto es, ante la exposición a un patógeno de campo o mediante las vacunaciones. 

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

® Arterial S.A. de C.V. 2020