Beneficios de restablecer y mantener la integridad de la barrera epidérmica.

 
PALABRAS CLAVE > Dermatitis atópica canina > piel > prúrito > irritación > factores genéticos-ambientales > barrera cutánea > alergénos > vitamina E > ácidos grasos

Dr. en C. Camilo Romero Núñez

Director en Hospital Dermavet.

Bimeda 6.png

Introducción

La dermatitis atópica canina (DAC), es una enfermedad común de la piel en perros, esta cursa con prurito moderado o crónico y se requiere de un manejo a largo plazo. La DAC resulta de una combinación de factores genéticos y medioambientales. Dichos factores se ven afectados por la disfunción de la barrera cutánea lo cual facilita la penetración de alérgenos y aumenta el riesgo de sensibilización alérgica (Olivry et al., 2011). 

 

Existe una gran diversidad de la presentación clínica, que puede depender de fenotipos de la raza, extensión de las lesiones (localizadas o generalizadas), etapa de la enfermedad (aguda o crónica), y la presencia de infecciones microbianas secundarias además de algunos aspectos de la enfermedad que pueden parecerse a otras afecciones de la piel (Hensel et al., 2015). Por lo tanto, existe un interés sustancial en la identificación de terapias seguras para reparar la barrera de la piel con el objetivo de mejorar los signos clínicos (Olivry et al., 2011). El tratamiento sintomático para DAC incluye antihistamínicos, glucocorticoides, ciclosporina, terapia tópica y grasas poliinsaturadas, ácidos grasos poliinsaturados, mientras que para el tratamiento específico se emplea la inmunoterapia (Blaskovic et al., 2013). 

 

Se sabe que la piel del perro es el órgano metabólicamente más activo, por lo que la influencia de los requerimientos nutricionales es sumamente importante para lograr una mayor calidad en la función de la barrera cutánea (Marsh et al., 2000). En el siguiente manuscrito se describen algunos componentes nutricionales que tienen como objetivo implementar una mejor función en la barrera cutánea en caninos con dermatitis atópica. 

Ácidos Grasos

El deterioro de la barrera cutánea se ha relacionado con la disminución del contenido de ceramidas. Se ha demostrado que la ingesta de ácidos grasos esenciales (AGE) puede mejorar la función de barrera cutánea y disminuir la gravedad de los signos clínicos en perros con dermatitis atópica. Este tipo de terapia se considera útil para disminuir la severidad y frecuencia de los brotes alérgicos (Marsella et al., 2017).

 

Varios estudios han evaluado el tratamiento de la DAC con ácidos grasos esenciales administrados por vía oral. Se han informado de los beneficios con omega-3, omega-6, y en combinación (Tretter y Mueller, 2011). Los cuales dan como resultado una mejora en la calidad y el brillo del pelaje con una reducción asociada a la perdida de agua transepidérmica (Olivry et al., 2010).

 

También se ha investigado sobre el uso de varios suplementos nutricionales como el pantotenato, colina, nicotinamida, histidina e inositol, los cuales aumentan la producción de lípidos cutáneos de ceramida in vitro y reducen la pérdida de agua transepidérmica (Watson et al., 2006). 

Bimeda.png

• Zinc 

Los signos clásicos de deficiencia de zinc y deficiencia de ácidos grasos esenciales son similares en muchos aspectos y ambos síndromes de deficiencia están asociados con la hipertrofia de las glándulas sebáceas que lleva a una capa grasosa y sin brillo. La viscosidad del sebo también ha se ha demostrado que aumenta con la deficiencia de ácidos grasos esenciales, con ello es posible especular que un aumento en la disponibilidad de zinc puede conducir a una cantidad reducida de sebo de menor viscosidad, lo que puede resultar en una mayor calidad sobre el pelaje (Marsh et al., 2000).

El zinc es un mineral ampliamente distribuido en todo el cuerpo y es una parte integral de la función de varias enzimas. Es un cofactor en más de 100 metalo- enzimas y también es un cofactor esencial del ADN y ARN. En el metabolismo de los ácidos grasos, el zinc es esencial para la conversión de ácido linoleico a ácido araquidónico que luego se incorpora a la membrana celular. El ácido araquidónico y sus metabolitos han sido implicados en los mecanismos de control de la proliferación de queratinocitos (White et al., 2001

1.png

Figura 1. Ácidos grasos e inflamación. Papel de las lipoxinas, las resolvinas y las protectinas en la resolución de la reacción inflamatoria. A) Secuencia hipotética de mediadores derivados de lípidos que moderan la inflamación aguda desde el inicio hasta la resolución y retorno a la homeostasis. B) mediadores lipídicos que controlan la afluencia al lugar de la inflamación, con sucesión del pro inflamatorio del leucotrieno B4 (LTB4) al factor de resolución lipoxina A4 (LXA4). AGPI: ácidos grasos poliinsaturados; PG: prostaglandinas; PMN: leucocitos polimorfo nucleados (Días y Vera, 2012). 

• Ácido hialurónico 

El ácido hialurónico tiene una alta capacidad de absorción de agua, lo que influye en varias funciones celulares como migración, adhesión y la proliferación celular. Además, es un componente principal de la matriz extracelular de los mamíferos. Por tanto, su aplicación en el campo de los biomateriales es prometedora, utilizándose actualmente como bioimplantes y gel para el manejo del envejecimiento facial (Jha et al., 2011). Entre los factores de crecimiento, la familia del factor de crecimiento de fibroblastos es de gran importancia en el proceso de regeneración tisular. La mayoría de los miembros de esta familia tienen una amplia gama de acción mitogénica y pueden estimular la proliferación de células de origen ectodérmico, mesodérmico y endodérmico (Wodewotzky et al., 2012). 

 

El ácido hialurónico, tiene funciones biológicas importantes en la cicatrización de heridas en la piel o las mucosas al influir en la inflamación, la granulación y la reepitelización. Su concentración es alta en el tejido de granulación durante el proceso de cicatrización de heridas. Gupta et al., (2019), reportaron que las dos funciones principales de los receptores CD44 en la piel pueden ser la regulación de la proliferación de queratinocitos en respuesta a estímulos extracelulares y el mantenimiento de la homeostasis local del ácido hialurónico. 

• Vitamina E

La vitamina E, es un antioxidante que se concentra en las membranas celulares, se considera que es la primera línea de defensa contra la peroxidación lipídica, protegiendo las membranas celulares en una etapa temprana del ataque de radicales libres a través de su radiación libre. Así mismo es un constituyente importante del sebo y se secreta constantemente a la superficie de la piel. Debido a la alta concentración de grasas en la capa queratínica, este antioxidante lipofílico desempeña un papel importante en la eliminación de escamas en la piel durante el estrés oxidativo, por lo cual, la suplementación de vitamina E para la DAC es una práctica dermatológica rutinaria (Plevnik et al., 2014). 

Conclusión 

Existen múltiples factores patogénicos, los cuales son responsables tanto de la inflamación cutánea como del prurito en pacientes con DAC. El tratamiento a base de suplementos nutricionales, puede prevenir y retrasar la aparición de signos clínicos a largo plazo, siempre y cuando el manejo de estos tenga un orden paliativo que permita maximizar los beneficios y minimizar los efectos adversos  

Bibliografía

 

1. Blaskovic, M., Rosenkrantz, W., Neuber, A., Sauter-Louis, C., Mueller, R. 2013. The effect of a spot-on formulation containing polyunsaturated fatty acids and essential oils on dogs with atopic dermatitis. Veterinary journal. 199(1).

2. Díaz, O.J., Vera, G.C. 2012. Bases moleculares de los derivados metabólicos de ácidos omega -3 en el proceso antiinflamatorio. UCV – Scientia. 4(2):175-183.

3. Gupta, R.C., Lall, R., Srivastava, A., Sinha, A. 2019. Hyaluronic Acid: Molecular Mechanisms and Therapeutic Trajectory. Frontiers in veterinary science. 6:192. 

4. Hensel, P., Santoro, D., Favrot, C., Hill, P., Griffin, C. 2015. Canine atopic dermatitis: detailed guidelines for diagnosis and allergen identification. BMC Veterinary Research. 11:196.

5. Jha, A.K., Xu, X., Duncan, R.L., Jia, X. 2011. Controlling the adhesion and differentiation of mesenchymal stem cells using hyaluronic acid-based, doubly crosslinked networks. Biomaterials. 32:2466-2578.

6. Marsella, R., Cornegliani, L., Ozmen, I., Bohannon, M., Ahrens, K., Santoro, D. 2017. Randomized, double-blinded, placebo-controlled pilot study on the effects of topical blackcurrant emulsion enriched in essential fatty acids, ceramides and 18-beta glycyrrhetinic acid on clinical signs and skin barrier function in dogs with atopic dermati. Veterinary Dermatology. 28(6):577-e140.

7. Marsh, K.A., Ruedisueli, F.L., Coe, S.L. 2000. Effects of zinc and linoleic acid supplementation on the skin and coat quality of dogs receiving a complete and balanced diet. Veterinary Dermatology 2000; 11: 277– 84.

8. Olivry, T., DeBoer, D., Favrot, C., Jackson, H., Mueller, R., Nuttall, T.  2010. Treatment of canine atopic dermatitis: 2010 clinical practice guidelines from the International Task Force on Canine Atopic Dermatitis. Veterinary Dermatology. 21(3). 

9. Olivry, T., Wofford, J., Paps, J.S. 2011. Stratum corneum removal facilitates experimental sensitization to mite allergens in atopicdogs. Vet Dermatol. 22:188-196. 

10. Plevnik-Kapun, A., Salobir, J., Levart, A., Tavčar-Kalcher, G., Nemec-Svete, A., Kotnik, T. 2014. Vitamin E supplementation in canine atopic dermatitis: improvement of clinical signs and effects on oxidative stress markers. Vet Rec. 175(22):560.

11. Tretter y Mueller, 2011. The Influence of Topical Unsaturated Fatty Acids and Essential Oils on Normal and Atopic Dogs. Journal of the American Animal Hospital Association. 47(4):236-204.

12. Watson AL, Fray TR, Bailey J et al. Dietary constituents are able to play a beneficial role in canine epidermal barrier function. Experimental Dermatology 2006; 15: 74– 81.

13. White, S:D., Bourdeau, P., Rosychuk, R.A., Cohen, B., Bonenberger, T., Fieseler, K.V. 2001. Zinc-responsive dermatosis in dogs: 41 cases and literature review. Vet dermatol. 12(2):101-109.

14. Wodewotzky, T.I., Lima-Neto, J.F., Pereira-Júnior, O.C., Sudano, M.J., Lima, S.A., Bersano, P.R. 2012. In vitro cultivation of canine multipotent mesenchymal stromal cells on collagen membranes treated with hyaluronic acid for cell therapy and tissue regeneration. Brazilian journal of medical and biological research = Revista brasileira de pesquisas medicas e biologicas, 45(12):1157-1162.