Control del dolor crónico en pequeños animales asociado a neoplasias.

PALABRAS CLAVE > Dolor crónico > neoplasias > nocicepción > analgesia

MV Juliana María Caruso Trigo

Departemento Técnico Ourofino Salud Animal.

Ourofino.png

Resumen

El aumento de la expectativa de vida de perros y gatos ha llevado al aumento de la incidencia de enfermedades crónicas relacionadas a la edad avanzada, como neoplasias. Estas enfermedades generalmente están asociadas al cuadro clínico de dolor crónico que, además de persistir por un largo período de tiempo, generalmente viene acompañado por un síndrome debilitante, teniendo impacto sobre la calidad de vida y bienestar de los animales (Hellyer, 2002). Puede ser causada por estímulos externos, el dolor crónico también se manifiesta después de procedimientos quirúrgicos, acarreando varias alteraciones fisiológicas que comprometen y retardan la recuperación del paciente.

Los estados dolorosos prolongados son capaces de estimular de forma persistente a los receptores aferentes nociceptivos, aumentando los efectos deletéreos del dolor crónico. Este dolor persistente puede ser subdividido en dolor nociceptivo; la resultante de una activación directa de nociceptores de la piel y otros tejidos en respuesta a una lesión del tejido; o dolor neuropático; definido como un dolor que ocurre en áreas u órganos involucrados en lesiones o enfermedades neurológicas (Klauman et al., 2008). 

 

En lo que se refiere a los cuidados veterinarios, es grande el compromiso de los profesionales para mejorar las formas de reconocimiento y tratamiento de los cuadros clínicos de dolor en los animales. Aunque varias escalas de dolor ya se utilizan para medir el dolor agudo en perros y gatos, todavía hay dificultades en cómo evaluar el dolor crónico en los animales de compañía y así administrar el tratamiento adecuado (Yazbek y Fantoni, 2005).

 

Además de la consideración ética de la supresión del dolor, se han comprobado los beneficios del uso de los analgésicos en la reducción del estrés emocional y de la liberación de sustancias deletéreas al organismo, facilitando así la recuperación y la mejora del cuadro clínico de los pacientes ante las diversas patologías dolorosas el carácter crónico (Andrade, 2002).

ourofino Gato-1.png

El dolor asociado a las neoplasias

El aumento de la edad media de los animales de compañía como consecuencia de avances en la prevención de enfermedades infectocontagiosas y mejora de la alimentación han llevado a una mayor ocurrencia de cáncer, que es señalado por varios autores, como una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en animales con edad avanzada (Antunes et al., 2008). Se estima que 1 de cada 4 perros mueren de cáncer, siendo que en muchos casos el dolor asociado al cáncer es sub diagnosticado, llevando al manejo y tratamiento inadecuados y la disminución de la calidad de vida de los pacientes (Fan, 2014).

 

Para los clínicos, la búsqueda del bienestar de los pacientes oncológicos alcanza una importancia aún mayor en animales que están en fase terminal, acometidos por dolores crónicos causados por una envoltura directa de estructuras sensibles como tejidos blandos, huesos, nervios, vísceras o metástasis óseas (Lester y Gaynor, 2000). El dolor somático se refiere al dolor originado en el sistema periférico (piel, músculos), y el dolor visceral surge en las cavidades torácica y abdominal. Estos tipos de dolor tienen diferentes características y requieren diferentes tipos de fármacos para ser tratados. El dolor también puede ser causado por procesos relacionados con el tratamiento y el diagnóstico del cáncer; como cirugía, quimioterapia y radioterapia (Portenoy y Lesage, 1999).

 

En los pacientes humanos con cáncer el dolor se considera el principal síntoma reportado, siendo descrito como moderado en alrededor del 30% al 60% de los casos y muy intenso en el 17% al 40% de los pacientes. La duración del cuadro doloroso está generalmente relacionada con la etapa de la enfermedad, pudiendo variar entre días y años, en la mayoría de los casos el dolor es constante (Pimenta et al., 1998).

 

En los animales, como se demostró en el estudio de Yazbek (2008), en un total de 70 perros con neoplasia, el 83% de los pacientes presentaban dolor de intensidad moderada de acuerdo con la opinión de los propietarios. Se estima que el dolor oncológico puede ser efectivamente tratado en el 90% de los casos humanos y se cree que puede ser alcanzado en la Medicina Veterinaria.

 

En muchos tipos de cáncer hay un aumento en la frecuencia y la severidad del dolor con la progresión de la enfermedad y esa es la mayor preocupación de los dueños de los animales domésticos. El objetivo del tratamiento, en estos casos, pasa a ser más paliativo que curativo, con el objetivo de prolongar y mejorar la calidad de vida de los animales.

El tratamiento paliativo del dolor puede ser logrado directamente a través de la administración de analgésicos, antiinflamatorios no esteroides o indirectamente, con la reducción del tamaño del tumor con quimioterapia, terapia hormonal, radiación o cirugía. Entre los principales analgésicos están los opioides, como el clorhidrato de tramadol y antiinflamatorios no esteroides, como el Meloxicam.

 

Múltiples modalidades de fármacos y técnicas pueden ser necesarias para tratar el dolor en los pacientes oncológicos y deberán ser ajustadas individualmente para cada animal, buscando aliviar el sufrimiento y mejorar la calidad de vida de esos animales.

 

Conclusión

El control del dolor, ya sea agudo o crónico, es parte esencial de cualquier tratamiento, y cuando se trata incorrectamente, puede producir efectos negativos en varios sistemas del organismo, llevando al sufrimiento y reduciendo la calidad de vida y el bienestar de los animales.

Biblografía

 

1. HELLYER, P. W. Treatment of pain in dogs and cats. Journal American Veterinary Medical Association, Co- lorado State University, Fort Collins, v. 221, n. 2, p.212- 215, 2002.

2. YAZBEK, K.V.B; FANTONI, D.T. Validity of a health-related, quality of life scale for dogs with signs of pain secondary to cancer. Journal of American Veterinary Medical Association, v. 226, n. 8, p. 1354-1358, 2005.

3. ANDRADE, S. F. Analgésicos. In: Manual de terapéutica veterinaria. 2. ed. Sao Paulo: Roca, p. 77-86, 2002.

4. ANTUNES, M. I. P. P.; MORENO, K.; GRUMADAS, C. E. S. Avaliação e manejo da dor em cães e gatos com câncer- Revisão. Arq. Ciên. Vet. Zool. Unipar, Umuarama, v.11, n.2, p. 113-119, jul./dez. 2008.

5. FAN, T.M. Pain management in veterinary patients with cancer. Vet Clin Small Anim, 44, p. 989–1001, 2014.

6. LESTER, P.; GAYNOR, J.S. Manegement of cancer pain. Veterinary Clinics os North America. Small Animal Practices, v. 30, n.4, p. 951-966, 2000.

7. PORTENOY, R.K; LESAGE,P. Manegement of câncer pain. Lancet, n.33, p. 1695-1700, 1999.

8. PIMENTA, C.A.M.; TEIXEIRA, M.J; NEVES, A.T.A; PIRROTA, A.C. A dor e seu controle. São Paulo: FURP, p.20, 1998.

9. YAZBEK, K. V. B. Avaliação da dor e da qualidade de vida em cães com câncer. Revista Dor. São Paulo SP. Jul/Ago/Set, vol. 9 (3), p. 1297-1304, 2008.

10. FLÔR, P. B. Avaliação da eficácia e segurança do emprego do tramadol para analgesia em cães portadores de dor oncológica. Dissertação (Mestre em Medicina Veterinária). Faculdade de Medicina Veterinária e Zootecnia, Universidade de São Paulo. São Paulo SP, 2006.

11. TEIXEIRA, M.J. Fisiopatologia da dor. In: Teixeira, M.J. Dor: tratamento farmacológico da dor. São Paulo, Edi- tora Maio, p. 47-77, 1999.

12. OSIPOVA, N.A.; NOVIKOW, G.A., BERESNEV, V.A. Analgesic effect of tramadol in cancer patientes with cronic pain: a comparison with prolonged-action morphine sulfate. Current Therapeutic Research, v.50, p. 812-821, 1991.

13. LOONEY, A. Oncology pain in veterinary pacients. To- pics in companion animal medicine, v.25, 2010.

14. RYCHEL, J.K. Diagnosis and treatment of osteoarthritis. Topics in companion animal medicine, v.25, 2010.

15. AKKAY, T.; OZKAN, D. Chornic post-surgical pain. AGRI, 21(1), p.1-9, 2009.

16. GANEM, E. A. et al. Efeitos da associação entre pequenas doses subaracnoideas de morfina e cetoprofeno venoso e oral em pacientes submetidas à cesariana. Revista Brasileira de Anestesiologia. v.53, n.4, Campinas, 2003.

17. PAPICH, M.G. Principles of analgesic drug therapy. Se- minars in Veterinary Medicine and Surgery Small Animal, v.12, n.2, p.80-93, 1997.

18. MATHEWS, K. A. Pain assessment and general approach to management. Veterinary Clinics of North America: Small Animal Practice, v.30, n.4, p.729-755, 2000.

19. KLAUMAN, P. R; WOUK, A. F. P. F.; SILLAS, T. Patofisiologia da dor. Archives of Veterinary Science, v.13, n.1, p.1- 12, 2008.

20. AYAKAWA, S. et al. Antitumor effects of a cyclooxygenase-2 inhibitor, meloxicam, alone and in combination with radiation and/or 5-fluorouracil in cultured tumor cells. Mol. Med. Rep. 2009 Jul-Ago; 2(4):621-5