Comparativo de la eficacia terapéutica y seguridad del colágeno tipo II (UC-II), glucosamina y condroitina en perros artríticos: evaluación de dolor por placa de fuerza en piso. Revisión bibliográfica.

 
PALABRAS CLAVE >  Osteoartritis > inflamación > dolor > glucosamina
> condroitina > articulaciones sinoviales

M en C MVZ Angel Jiménez García de León.

Gerente de Producto y Técnico de Pequeñas Especies

Vetoquinol de México, SA de CV.

angel.jimenez@vetoquinol.com

Vetoquinol.png

Resumen

La osteoartritis (OA), puede llegar a afectar a más del 20% de la población de perros mayores de un año, siendo la enfermedad osteoarticular más común.  El sobrepeso se considera uno de los factores de riesgo más importantes para la osteoartritis canina; no solamente porque el peso excesivo provoca mayor presión en las articulaciones, sino porque también el tejido adiposo se considera metabólicamente activo y pro-inflamatorio. 1

Los signos clínicos asociados a la OA pueden observarse de manera crónica o intermitentes con claudicaciones y dolor severo. Aunque la OA puede afectar cualquier articulación del cuerpo, particularmente se manifiesta en articulaciones sinoviales (Figura 1).

Figura 1. Articulaciones con mayor incidencia de Osteoartritis en el perro.

Vetoquinol.png

La OA se define como una inflamación y daño de las articulaciones y sus estructuras causando dolor y disfunción. 

 

Algunos cambios son reversibles en etapas tempranas del curso de la enfermedad; sin embargo, la inflamación crónica conduce a cambios irreversibles de los componentes de la articulación. El mecanismo de la OA es complejo y variable, donde un daño a la membrana sinovial o al cartílago inducen la activación de la respuesta inflamatoria en la cápsula articular y en el hueso subcondral. El proceso inflamatorio resulta en la extravasación de células inflamatorias desde lo capilares sinoviales, en la producción de enzimas degenerativas y de mediadores de la inflamación.

 

Los perros con problemas osteoarticulares suelen cojear o tener dificultad al movimiento, y aunque cualquier raza perros puede padecer OA, hay razas que están más predispuestas a este padecimiento; por mencionar que aproximadamente el 45% de los perros de razas grandes como pastor alemán o labrador están genéticamente predispuestos a padecer OA. 2

 

En enfoque del tratamiento de la OA debe ser multimodal y el principal objetivo del tratamiento es minimizar el dolor articular reduciendo la inflamación, así como disminuir o ralentizar la progresión de la osteopatía.

 

Las terapias comunes incluyen el uso de antiinflamatorios no esteroidales (AINEs), sin embargo, el uso crónico de AINEs está relacionado con efectos secundarios graves, que pueden incluir malestar gastrointestinal y sangrado, disfunciones hepáticas, renales y hematopoyéticas. 3, 4

 

Por otro lado, existen remedios alternativos y/o complementarios al uso de AINEs, que incluyen dietas terapéuticas, uso de nutracéuticos, además de ejercicio físico, masajes, acupuntura, fisioterapia, manejo nutricional y reducción de peso.5 Debido al número creciente de animales que sufren OA y a los efectos secundarios derivados del uso crónico de AINEs, existe una necesidad de medicamentos más seguros para aliviar los signos de la osteoartritis.

 

Algunos nutracéuticos como la glucosamina y la condroitina han ganado mucha popularidad por su uso anti-artrítico tanto en humanos como en animales, sin embargo hay autores que han cuestionado su efecto.6 Recientemente se ha demostrado que el colágeno tipo II no desnaturalizado (UC-II) reduce notablemente el dolor en los perros y por lo tanto ha mejorado su calidad de vida. 7

 

El dolor en varios estudios previos, se ha evaluado mediante la observación. 

 

El propósito del estudio en esta revisión, fue evaluar el dolor cuantitativamente mediante el uso de placas de fuerza en suelo (GFP) acoplada a sensores piezoeléctricos, en adición a la medición por observación en pacientes caninos con osteoartritis moderada tratados con UC-II únicamente o en combinación con glucosamina y sulfato de condroitina. Con estos perros, también se evaluó la tolerancia y seguridad del UC-II, glucosamina y condroitina administrados individualmente o en combinación.

Materiales y métodos

 

Animales de estudio

Para este estudio se incluyeron perros adultos de más de 18 kg. Estos perros tenían signos de artritis,  

como rigidez articular, cojera y dolor en un nivel moderado; asimismo, estos perros estaban experimentando dificultad al levantarse, acostarse o caminar. 

 

Nutracéuticos

Colágeno tipo II no desnaturalizado (UC-II) en cápsula (40 mg que proporcionan 10 mg de UC-II activo), glucosamina HCl (GLU), y sulfato de condroitina (CHO) en cápsulas; placebo (microcelulosa cristalina). 

 

Tratamiento

Los perros con artritis moderada se dividieron aleatoriamente en cuatro grupos (n= 7 - 10), y recibieron el tratamiento diariamente de la siguiente manera:

 

• Grupo I: Placebo

• Grupo II: 10mg activos de UC-II

• Grupo III: 2000 mg GLU + 1600 mg CHO

• Grupo IV: 10 mg de UC-II activa + 2000 mg GLU +    1600 mg CHO

 

Este esquema se llevó a cabo durante 150 días. Ningún perro recibió ningún tratamiento o suplemento  durante 3 a 4 semanas previas del estudio o durante el curso del estudio. Este estudio fue doble ciego.

Medición del dolor

 

• Observación

Los perros fueron evaluados por dolor general, dolor a la manipulación y cojera asociada al ejercicio de manera mensual durante un periodo de 150 días. El dolor general se midió como una observación general que incluía problemas para pararse, problemas para sentarse, vocalizaciones, llanto, etc. Los resultados se calificaron en una escala del 0 al 10, donde 0 refería a ausencia de dolor, 5 dolor moderado y 10, dolor severo o constante. A la manipulación los resultados se clasificaron en una escala de 0 a 4, donde 0 refería a ausencia de dolor, 1 dolor leve, 2 dolor moderado, 3 dolor severo y 4 dolor severo y constante. La cojera se evaluó después de una sesión de ejercicio físico y las observaciones incluyeron cojear, mantener la extremidad hacia arriba y rigidez; los signos de dolor también se clasificaron en una escala de 0 a 4.

 

Todas las observaciones se registraron mensualmente utilizando un cuestionario sobre la actividad y mejora de los signos artríticos, además de también considerar el rendimiento general de los individuos, como correr, participar en actividades físicas, subir y bajar escaleras, y habilidad para sentarse y ponerse de pie.8

 

Medición de dolor mediante placa de fuerza en piso (GFP)

Se empleó para medir cuantitativamente el dolor asociado a la cojera en cada pata de cada perro. El sistema de GFP consiste en medir dos parámetros principales: 1. la fuerza vertical máxima o fuerza g (N/kg de peso corporal) y 2. Área de impulso (Ns/kg peso corporal). La evaluación se realizó de manera mensual.

 

Examen físico y estudios bioquímicos para función hepática y renal.

De manera mensual, los perros fueron evaluados mediante un examen físico (peso corporal, temperatura corporal y frecuencia de pulso) y muestras de suero fueron examinadas para función hepática (ALP, ALT y bilirrubina) y renal (BUN y creatinina).

 

Resultados 

 

• Resultados a la observación

Los datos obtenidos por observación de dolor general, dolor seguido de manipulación y dolor seguido de actividad física en perros con osteoartritis que recibieron placebo (Grupo I), UC-II (Grupo II), glucosamina (GLU) + condroitina (CHO) (Grupo III), y la combinación de UC-II + GLU + CHO (Grupo IV) se muestran en las Figuras 2, 3 y 4. De estas figuras se puede destacar que el Grupo II mostró una reducción significativa del dolor para el día 60, sin embargo la reducción máxima se observó al día 150. Los perros del Grupo III mostraron una reducción significativa de dolor al día 90 con efectos máximos al día 150 y en el Grupo IV, mostraron reducciones significativas al día 150 en comparación con el día 0 de este estudio.

Untitled-7.png

Tablas 1. Efectos del placebo, UC-II, glucosamina + condroitina y la combinación de UC-II + glucosamina + condroitina en  dolor general por observación.

Tablas 2. Efectos del placebo, UC-II, glucosamina + condroitina y la combinación de UC-II + glucosamina + condroitina en dolor a la manipulación.

Untitled-8.png

Tablas 3. Efectos del placebo, UC-II, glucosamina + condroitina y la combinación de UC-II + glucosamina + condroitina en  dolor seguido de actividad física.

Tablas 4. Efectos del placebo, UC-II, glucosamina + condroitina y la combinación de UC-II + glucosamina + condroitina en fuerza vertical medido por placa de fuerza en piso.

Resultados con placa de fuerza de piso (GFP)

En perros tratados con UC-II, los valores arrojados por la GFP de fuerza vertical máxima (N/kg de peso corporal) y el área de impulso (Ns/kg de peso corporal) se incrementó significativamente (p<0.05) en el día 90 (Figuras 5 y 6). Esto fue indicativo de una disminución del dolor asociado a la artritis. Los valores se elevaron al máximo (120% y 142% respectivamente) al día 150.

Tolerancia y seguridad.

Ninguno de los perros mostró signos de efectos adversos; no hubo cambios significativos en ningún parámetro en el examen físico, ni a la evaluación bioquímica para funciones hepática y renal durante el curso de este estudio. 7, 8

Discusión y conclusiones

En este estudio (nota al pie) se evaluó al colágeno tipo II no desnaturalizado (UC-II) solo o en combinación con glucosamina y condroitina para eficacia terapéutica en términos de reducción del dolor en perros con osteoartritis moderada. Se empleó una placa de fuerza de piso para medir el dolor cuantitativamente y los presentes resultados revelaron que UC-II proporciona una reducción significativa del dolor asociado a osteoartritis en perros, demostrando un aumento significativo en los valores de la fuerza vertical máxima y área del impulso. Como se esperaba, los resultados de la GFP demostraron ser más precisos y confirmaron las mediciones realizadas por observaciones.

 

En el caso de la osteoartritis, UC-II promueve una reducción de la inflamación, con un mecanismo de acción asociado al sistema inmunológico para mejorar los signos de movilidad por la artritis. En esta investigación, inesperadamente se observó que UC-II no se vió beneficiada en combinación con GLU+CHO; de hecho, la reducción del dolor fue menor que la observada con UC-II solo o GLU+CHO solo (Grupo II y Grupo III). Sin embargo, es importante mencionar que los valores basados en GFP, aumentaron significativamente (p<0.05) solo en pacientes tratados con UC-II, lo que fue indicativo de una reducción significativa en el dolor asociado a la osteoartritis  

Untitled-9.png

Tablas 5.  Efectos del placebo, UC-II, glucosamina + condroitina y la combinación de UC-II + glucosamina + condroitina en área de impulso medido por placa de fuerza en piso.

Referencias

 

1. Inaba K, Murata K, Naruto S, Matsuda H. 2010. Inhibitory effects of devil’s claw (secondary root of Harpagophytum procumbens) extract and harpagoside on cytokine production in mouse macrophages. J Nat Med 64: 219–222.

 

2. Elliot, D., 2007: Nutritional management of canine arthritis. Veterinary Focus 17, 43–48.

 

3. Dieppe, P.; Lohmander, L. S., 2005: Pathogenesis and management of pain in osteoarthritis. Lancet 365, 965–973.

 

4. Lobetti, R. G.; Joubert, K. E., 2000: Effect of administration of non-steroidal anti-inflammatory drugs before surgery on renal function in clinically normal dogs. American Journal of Veterinary Research 61, 1501–1507.

 

5. Christensen, R.; Astrup, A.; Bliddal, H., 2005: Weight loss: the treatment of choice for knee osteoarthritis? A randomized trial. Osteoarthritis and Cartilage 13, 20–27.

 

6. Reginster, J. Y.; Deroisy, R.; Rovati, L. C.; Lee, R. L.; Lejeune, E.; Bruyere, O.; Giacovelli, G.; Henrotin, Y.; Dacre, J. R.; Gossett, C., 2001: Long-term effects of glucosamine sulfate on osteoarthritis progression: a randomized, placebo-controlled clinical trial. Lancet 357, 251–256.

 

7. Deparle, L. A.; Gupta, R. C.; Canerdy, T. D.; Goad, J. T.; D’Altilio, M.; Bagchi, M.; Bagchi, D., 2005: Efficacy and safety of glycosylated undenatured type-II collagen (UC-II) in therapy of arthritic dogs. Journal of Veterinary Pharmacology and Therapeutics 28, 385–390.

 

8. D’Altilio, M.; Peal, A.; Alvey, M.; Simms, C.; Curtsinger, A.; Gupta, R. C.; Canerdy, T. D.; Goad, J. T.; Bagchi, M.; Bagchi, D., 2007: Therapeutic efficacy and safety of undenatured type II collagen singly or in combination with glucosamine and chondroitin in arthritic dogs. Toxicology Mechanisms and Methods 17, 189–196.