google-site-verification=zl2BFmWkKnMfWepghiQhluc1_SNBuOLiZdzvrMLd1r8

El efecto terapéutico de los perros en el impacto psicológico durante la cuarentena por coronavirus

COVID-19 / SARS-CoV-2

PALABRAS CLAVE > Perros > coronavirus (COVID-19/SARS-CoV-2) > terapéutico > cuarentena

Tanat. Ana Lilia Santacruz Langagne

Psicoterapéuta en Análisis Transpersonal enfocada a terapia de duelos por pérdidas significativas asistida

por compañeros caninos en Fundación INCASÁRA y Directora General de CEITADEHQ (Centro de Estudios

e Investigación en Tanatología Antropológica y Desarrollo Humano de Querétaro).

Psic. Martha Gabriela García Durán

Responsable del área de valoración psicológica en terapia de duelos en Fundación INCASÁRA, Asesora

externa del Área de Psicología en CEITADEHQ y Psicooncóloga en el Hospital Pediátrico de Sinaloa.

Introducción

Los perros son animales que han acompañado al hombre a lo largo de la historia, siendo domesticados y entrenados para realizar diferentes actividades que facilitan significativamente la calidad de vida de los seres humanos. El efecto terapéutico de los perros de compañía resulta muy afortunado para poder contrarrestar el impacto psicológico producido por el distanciamiento social derivado de la pandemia por coronavirus (COVID-19/SARS-CoV-2), que ha generado la necesidad mundial de mantener a la población en una cuarentena masiva, confinándolos en sus hogares y aislándolos de la sociedad. Esta medida de salud pública responsablemente implementada por las autoridades genera factores de estrés psicosocial que detonan una serie de emociones que dificultan el proceso y/o el cumplimiento de esta. Por ello, se considera crucial reducir, en la medida de lo posible, los efectos negativos asociados a ésta (Brooks, 2020).

En este artículo explicaremos el impacto psicológico de la cuarentena en la población mexicana, impuesta como medida de protección sanitaria, ante la presencia del COVID-19/SARS-CoV-2 y los múltiples beneficios que obtenemos de los compañeros caninos ante esta situación, como alternativa terapéutica enfocada en elevar nuestra calidad de vida y fomentar una sana convivencia (MacLean, 2020).

El impacto psicológico del aislamiento social

 

El impacto psicológico de la cuarentena, como se señala en la revisión sistemática del departamento de psicología médica del King´s College de Londres publicada en la revista The Lancet en marzo del 2020, tiene sus posibles efectos sobre la salud física y el bienestar emocional de las personas, considerando los factores que contribuyen a los síntomas del trastorno por estrés agudo. Es decir, las personas en cuarentena son significativamente más propensas a presentar síntomas de agotamiento, desapego, ansiedad al tratar con personas contagiadas, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral y rechazo al trabajo o consideración de renuncia.

 

Los síntomas mencionados se agudizan en el mexicano, al considerar que éste ya se encuentra bajo extenuantes presiones físicas y psicológicas antes de la llegada del COVID-19/SARS-CoV-2. De acuerdo con la Organización Mundial de Salud, el 75% de los trabajadores en México sufren de estrés crónico, lo que coloca al país como el primer lugar a nivel mundial en esta categoría, razón por la que los mexicanos frecuentemente manifiestan afectaciones emocionales y relacionadas con el trauma (Aranda, 2016). 

 

Es un dato preocupante si tomamos en cuenta que la totalidad del individuo y sus entornos resuenan con este nivel de estrés en lo personal, social, familiar y evidentemente lo laboral. El estrés se refleja como distrés corporal, depresión, ansiedad y disminución de su rendimiento entre otras. Las reacciones fisiológicas que se producen como respuesta del organismo ante el estrés al verse rebasados en su capacidad de afrontamiento y adaptación, lo que origina alteraciones en los procesos funcionales en diferentes sistemas como alteraciones digestivas, cambios en la presión arterial, compresiones de cervicales, lumbalgias, baja del sistema inmunológico, úlceras, cardiopatías por mencionar algunas. Todo esto forma parte de lo que llamamos “La Respuesta Fisiológica del Estrés” (Omaira, 2020). 

“El estrés se refleja como distrés corporal, depresión, ansiedad y disminución de su rendimiento entre otras.”

Siendo de suma importancia considerar los diferentes componentes que intervienen en estos procesos psicológicos dada la complejidad del ser humano, que tiene una forma única de sentir y reaccionar ante los sucesos de la pandemia y la estrategia de “Quédate en casa” implementada por las autoridades sanitarias, que disminuyen la calidad de vida y la sana convivencia. 

Teniendo como principales estresores: la separación de sus seres queridos, la pérdida de su libertad, la incertidumbre sobre el estado de la pandemia y su duración, ansiedad por la situación económica, el miedo a infectarse y/o a morir, miedo a que los suministros de salud sean insuficientes, frustración, y aburrimiento, surgimiento de conflictos familiares no resueltos, intolerancia, irritabilidad o enojo, que son característicos del proceso de reacciones a estrés grave y trastornos de adaptación, así como duelos por todas las pérdidas significativas que están experimentando actualmente. 

 

Es justamente aquí, donde los perros pueden ofrecer un apoyo emocional durante la pandemia aportando beneficios a nivel físico, cognitivo, emocional, relacional y terapéutico como lo explica Evan MacLean, profesor asistente de antropología y director del Centro de Cognición Canina de Arizona en la Facultad de Ciencias Sociales y del Comportamiento de la Universidad de Arizona, quien explica que la compañía de perros puede aliviar los efectos negativos de la cuarentena para la salud mental de limitar las interacciones sociales necesarias para ayudar a "aplanar la curva" y ralentizar la propagación del virus. Señala de igual manera que actualmente no hay evidencia de que las mascotas domésticas puedan contraer o propagar COVID-19/SARS-CoV-2.

El efecto terapéutico de los perros 

 

De acuerdo con la literatura, hay diversos estudios que sugieren que los perros pueden tener un efecto amortiguador del estrés en las personas que atraviesan tiempos difíciles, siendo mucho más que un simple compañero de confianza. Vemos esto no solo en términos de la sensación percibida de bienestar de las personas, sino también en términos de medidas fisiológicas como la salud cardiovascular, la disminución de la presión arterial y el cortisol, una hormona involucrada en las respuestas al estrés. 

Parte del efecto es probablemente muy similar al apoyo que recibimos de nuestros amigos y familiares humanos, quienes pueden ayudarnos a enfrentar la tormenta. Los perros pueden proporcionar ese mismo tipo de apoyo social, como figuras que estarán a nuestro lado en las buenas y en las malas.

 

Además del lado positivo de la compañía canina, las investigaciones muestran una variedad de formas en que los perros pueden brindar apoyo y una sensación de calma para nuestras tensiones emocionales y psicológicas diarias, así como eventos traumáticos; por ejemplo:

•    Los perros nos enseñan la atención plena.

 

Cuando su perro se acuesta en el piso, se baña al sol mientras fluye por la ventana, hace exactamente eso: experimenta la sensación de calor que se extiende por todo su cuerpo. "Quizás uno de los mayores beneficios psicológicos de interactuar con un perro es la oportunidad que brinda para estar más atento: enfocar deliberadamente su atención en el momento presente", de acuerdo con la Facultad de Medicina de Harvard.

 

Los perros pueden inspirar la atención plena durante un paseo. Pasar tiempo con perros, que tienen una capacidad natural para abrirse a cada momento a medida que se desarrolla, la vista, los sonidos y los olores, pueden motivarnos a seguir su ejemplo y tomar un momento para ser conscientes de las sensaciones a nuestro alrededor. 

 

Elisabeth Paige, investigadora de UC-Davis. descubrió que acariciar a los perros es un ancla para el momento presente, y desde entonces escribió un libro sobre cómo "petitar" y ofrece meditaciones guiadas en su sitio web Petitations.

 

Los perros alivian el estrés.

 

La vida está llena de factores estresantes y listas de tareas pendientes que nunca parecen terminar. Estudios recientes muestran los beneficios psicológicos de tener un “amigo peludo” que viene a trabajar, y un número creciente de empresas, Atlantic Health System, Mars Inc., Amazon y Etsy, por nombrar algunas, ofrecen un entorno amigable para los perros en un esfuerzo por reducir el estrés entre los empleados.

 

Los estudiantes universitarios son otra población estresada. Cuando la Universidad de Columbia Británica les llevó perros de terapia, brindando a 246 estudiantes la oportunidad de acariciarlos y abrazarlos durante las sesiones. Los resultados, publicados en Stress and Health, fueron alentadores ya que los estudiantes que fueron encuestados tanto antes como después de participar con los perros informaron una disminución significativa en su nivel de estrés, una mayor felicidad y un mayor nivel de energía después de la sesión. "Los resultados fueron notables", de acuerdo con Stanley Coren, coautor del estudio y profesor emérito de psicología en la UBC. "Descubrimos que, incluso 10 horas después, los estudiantes aún informaron un poco menos de emoción negativa, se sintieron más apoyados y menos estresados, en comparación con los estudiantes que no participaron en la sesión de terapia con los perros".

 

• Los perros nos llevan a la naturaleza.

 

Tener un perro motiva a entrar en espacios verdes: un paseo por el parque, a lo largo de una playa o en el bosque. En los últimos años, las investigaciones han demostrado que la naturaleza puede proporcionar impactos positivos al ofrecer alivio del estrés, aumentar el estado de ánimo, la interacción social, fomentar la actividad física, aliviar el dolor y mejorar la creatividad. Incluso en un entorno urbano, se obtendrán beneficios. Los estudios sugieren que estar en cualquier espacio verde, ya sea un pequeño parque o una costa interminable, mejorará la salud mental.

 

•    Los perros ofrecen empatía.

 

La propagación de sentimientos entre animales y personas, conocida como contagio emocional, está ganando terreno en el campo de la ciencia. Hallazgos recientes de la Universidad de Viena sugieren que los perros pueden sentir las emociones e incluso diferenciar entre las buenas y las malas, dado que los perros comparten su entorno natural con nosotros los humanos, es probable que nuestras vocalizaciones emocionales sean relevantes para ellos.

 

•    Los perros traen consuelo.

 

La comodidad que los perros pueden brindar toca a las personas en una variedad de circunstancias, a veces traumáticas. Un artículo en The Angeles Times informó cómo las jóvenes víctimas de abuso sexual encuentran consuelo en los perros de terapia, que son proporcionados por la oficina del fiscal de distrito del Condado de Orange.

El programa, una asociación con un grupo llamado PANDA (PAWS [Las mascotas son maravillosas] ayudan a las necesidades del fiscal de distrito), tiene como objetivo ayudar a consolar a los niños víctimas de abuso sexual cuando se reúnen con los fiscales en su caso.

 

Los estudios demuestran repetidamente que la interacción humana frecuente con los animales puede disminuir la presión arterial, la ansiedad, la soledad y mejoran la perspectiva mental y la calidad de vida. Loveland, quien tiene un doctorado en psicología clínica de la Universidad de Massachusetts explica que involucrar a las mascotas en el cuidado, mejora el funcionamiento social, emocional, físico y cognitivo de los pacientes y a medida que las investigaciones continúan avanzando, más y más centros de atención médica y otros proveedores de servicios sociales están recurriendo a la terapia con perros para obtener mejores resultados de salud.

Los investigadores reconocen cada vez más el valor terapéutico de la relación con las mascotas, particularmente los perros. Los gatos también pueden ser benéficos, pero los perros han sido domesticados por los humanos durante mucho más tiempo. Marion Janner, una defensora de la salud mental y amante de los animales dice que los perros nos enseñan una gran variedad de lecciones. “Los perros nos aman incondicionalmente. Son lo último en igualdad de oportunidades: completamente indiferentes a la raza, el género, el signo zodiacal, el currículum vitae, el tamaño de la ropa o la capacidad de lanzar movimientos geniales en la pista de baile. La simplicidad y la profundidad de este amor es una alegría continua, junto con los beneficios para la salud de las caminatas diarias y las delicias sociales de las conversaciones con otros paseadores de perros. Enseñan a los niños a ser responsables, altruistas y compasivos y, valiosa pero tristemente, cómo hacer frente cuando alguien que amas muere".

Recomendación de actividades con los perros durante la cuarentena por coronavirus (COVID-19/SARS-COV-2)

 

Una cosa que sabemos es que estar sentados y preocupados no es bueno para la salud mental. Entonces, reenfocar la energía mental en algo positivo, como jugar con su perro o caminar juntos podría brindar un alivio en un momento como este. La compañía de un perro durante la cuarentena por COVID-19/SARS-CoV-2 en la población mexicana, es una excelente estrategia que mitiga el impacto psicológico que esta problemática tan compleja nos genera, y es altamente recomendado por expertos recurrir al efecto terapéutico que nuestro compañero canino nos proporciona.

 

Para contrarrestar las reacciones fisiológicas que se pueden producir ante la respuesta hacia el estrés en esta pandemia y disminuir los síntomas que pueden afectar el cuerpo, pensamientos, emociones y conductas, es recomendable:

  • Mantener actividad física constante, apoyándose con los paseos del perro, que motivan para hacer de esa actividad algo divertido y favorecedor para la salud. Es importante hacer énfasis en que todas las actividades físicas fuera del domicilio, incluyendo los paseos con mascotas, deberán llevarse a cabo acatando las indicaciones de la “Jornada Nacional de Sana Distancia” establecida por la autoridad sanitaria mexicana.

 

  • Jugar con el perro, enseñándole trucos y entrénalo en las actividades que se quieren que realice en función a las necesidades del dueño, proporcionando terapia ocupacional al disminuir los sentimientos de frustración y aburrimiento.

 

  • Incluir actividades favorecedoras de relajación, tales como el cepillado al perro, contacto a través de las caricias y el acercamiento físico, masajes para el perro, ya que el intercambio afectivo facilita la expresión de las emociones y sentimientos y disminuye el estrés, el malestar emocional y la sensación de soledad.

 

  • Involucrar a la familia en dinámicas para fomentar la integración y el deseo de participar en el entrenamiento y disfrute del perro, propiciando una buena comunicación y generando una sana convivencia.

 

Estas actividades son sólo un complemento de la rutina diaria, ya que las conductas de autocuidado como: sana alimentación para evitar problemas de salud (cardiacas, obesidad y diabetes, etc.); higiene personal y del hogar, reservar tiempo para realizar actividades lúdicas (leer, tocar un instrumento, escuchar música, etc.) y el uso de las herramientas digitales para mantener la interacción con miembros de la familia o amigos son indispensables durante el aislamiento social. 

Conclusiones

 

Los beneficios terapéuticos que se obtienen con un perro están en función del vínculo que se construye con él, dependiendo del rol que se le asignó en la vida del dueño y del lugar que ocupa en la familia. Es una realidad el impacto psicológico que surge ante la cuarentena que estamos experimentando, pero siempre será más fácil el proceso si se cuenta con el compañero más leal, el perro. 

"Un perro es lo único en la tierra que te ama más de lo que te amas a ti mismo"

Josh Billings.

Referencias​​

  1. Brooks, S. K., Webster, R. K., Smith, L. E., Woodland, L., Wessely, S., Greenberg, N., & Rubin, G. J. (2020). The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. Lancet (London, England), 395(10227), 912–920. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30460-8.

  2. Aranda Beltrán, C., Pando Moreno, M., & Salazar Estrada, J. (2016). SÍNDROME DE BURNOUT EN TRABAJADORES DE DIVERSAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS EN MÉXICO. Revista Iberoamericana De Psicología, 8(2), 23 - 28. Recuperado a partir de https://reviberopsicologia.ibero.edu.co/article/view/818

  3. Omaira Alexandra Narváez López. (2020). Revisión teórica documental sobre el estrés laboral y el impacto de las estrategias de afrontamiento para la prevención y manejo del estrés. Boletí­n Informativo CEI, 6(3), 15-24. Recuperado a partir de http://editorial.umariana.edu.co/revistas/index.php/BoletinInformativoCEI/article/view/2103

  4. Litvack, E. (2020). During Self-Quarantine, Dogs May Help Protect Mental Health Recuperado de http://www.https://uanews.arizona.edu/story/during-selfquarantine-dogs-may-help-protect-mental-health

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

® Arterial S.A. de C.V. 2020