El tratamiento de la otitis externa depende de la identificación y el control de los factores predisponentes, las causas primarias y secundarias y los factores perpetuantes siempre que sea posible. Un tratamiento inadecuado y la reversión de las respuestas patológicas progresivas, las alteraciones de la membrana timpánica y la otitis media a menudo conducen a fallas o recurrencias del tratamiento. 

El tratamiento de la otitis externa a menudo requiere un plan completo que implicará el uso de múltiples componentes. Es esencial que estos componentes tengan éxito para que haya un buen cumplimiento con el propietario. En general, lograr el cumplimiento se facilita mucho cuando el propietario entiende los problemas y los objetivos correspondientes del tratamiento. 

Mecanismo de limpieza del oído 

Los oídos saludables tienen un mecanismo de limpieza autónomo, conocido como migración epitelial. La presencia de foliculos ceruminosos desde la membrana timpánica hasta la apertua del canal auditivo, elimina con eficacia cantidades razonables de cuerpos extraños o debris. Éste mecanismo falla en casos de otitis, cuando la cantidad de debris sobrepasa la capacidad de la migración epitelial. 

Las propiedades hidrófobas del cerumen normal lo convierten en una barrera importante frente a la entrada de humedad excesiva en las células epiteliales del conducto auditivo externo. Se considera que algunos componentes del cerumen normal, como las inmunoglobulinas, le confieren propiedades antibacterianas y antivirales. 

En circunstancias normales, el cerumen que se produce a lo largo del conducto vertical se transporta en dirección lateral a lo largo de la pared del conducto hacia el pabellón auricular junto con la migración epitelial normal y después hacia afuera. 

Importancia de la limpieza de los conductos auditivos 

El objetivo primario de una limpieza auricular es remover las descargas excesivas de cerumen del canal auricular con el menor riesgo de generar irritación. El exceso de cerumen y desechos crean un ambiente favorable para crecimiento bacteriano u hongos, los cuales pueden desencadenar una infección. 

La limpieza a fondo de los canales auditivos es extremadamente importante para el manejo efectivo de la otitis externa. A menudo es el paso más importante de un tratamiento integral. en los casos de otits, hay múltiples razones por las cuales es importante limpiar los desechos excesivos o anormales. Los desechos pueden dificultar la penetración de agentes tópicos en el tejido afectado que requiere tratamiento, y los grandes depósitos pueden evitar que la medicación llegue a las partes más profundas del canal horizontal, el tímpano o el oído medio cuando el tímpano se ha visto comprometido. Por otra parte, los productos de desecho, pueden proteger a los agentes infecciosos que están adheridos a los queratinocitos y se cubren con una capa protectora de lípidos. Estos microorganismos pueden sobrevivir a un tratamiento e infectar el oído nuevamente. 

Un limpiador auricular elimina el cerumen y los desechos que pueden albergar microorganismos; éste puede tener propiedades antimicrobianas, lo que ayuda a restablecer la microbiota del conducto auricular y al eliminar los depósitos de cerumen, ayuda a visualizar las estructuras más profundas de los canales auditivos. 

Elegir entre una limpieza en casa o bien, en la clínica, dependerá del temperamento del paciente, la gravedad de la enfermedad, la capacidad del propietario para limpiar correctamente los oídos en casa y la naturaleza de la infección. Por ejemplo, si el paciente cursa con dolor severo como los casos de otitis por Pseudomonas, requieren una limpieza en la clínica bajo anestesia, seguido de limpiezas periódicas en casa. 

Enseñar a los propietarios a limpiar los oídos con productos limpiadores que no requieren enjuague es un aspecto importante para controlar los casos de otitis. 

Para la técnica de limpieza de oído, se debe instilar un limpiador suave en el oído hasta que el canal se haya llenado hasta el orificio externo; un segundo aspecto importante, para evitar una acumulación excesiva es dar un masaje adecuado del cartílago auricular y anular (Figura 1). 

 Para este masaje, el propietario debe saber ubicarlos y después de varios minutos de masaje, se permite que el paciente se sacuda y posteriormente se limpia el orificio externo y el pabellon cóncavo con pañuelos de papel o algodón (Figura 2). Esta técnica debe repetirse hasta que no se observen acúmulos de desechos o cerumen. 

El limpiador auricular, debe de estar a temperatura ambiente; la mayoría de los pacientes se sacuden apenas se instila el producto. No permita el uso de aplicadores con punta de algodón (hisopos) por el conducto auditivo, ya que estos pueden empujar los desechos más profundamente en el canal auditivo. 

Usualmente, los propietarios usan muy poco limpiador o solo limpian la parte externa de la oreja con el producto; por eso la importancia de explicar cabalmente la técnica de limpieza. 

Limpiadores auriculares 

Existen numerosos productos para la limpieza del oído y vale la pena tener en cuenta las diferencias entre uno y otro, ya que no todos son adecuados para todas las situaciones y es posible que sea necesario tener más de una opción para este caso. La elección del limpiador está determinada por la naturaleza de los desechos y el tipo de infección. Cuando existen acúmulos de cerumen, se requiere el uso de un limpiador con propiedades cerumenolíticas, mientras que cuando existe una descarga purulenta, esto responde mejor a productos acuosos que contienen agentes tensoactivos. 

Ototoxicidad 

La ototoxicidad es posible si cualquier sustancia llega al oído medio e interno. Vale la pena advertir al propietario de este riesgo, particularmente si se lleva a cabo un procedimiento de limpieza y se desconoce la integridad de la membrana timpánica.

Bibliografía

 

  1. Griffin, C. E. (2010) Classifying cases of otitis externa the PPSP System. Proceedings of ESVD Workshop on Otitis. St Helens 

  2. Paterson, S. (2002) A review of 200 cases of otitis externa in the dog. Veterinary Dermatology 14, 249 

  3. Neuber Ariane. Otitis externa: cleaning dogs' ears. Vet Times. 2016 

  4. Griffin Craig. Approach to otitis client education leads to succes (proceedings) 2010. 

  5. Nuttall, T. and L.K. Cole, Ear cleaning: the UK and US perspective. Vet Dermatol, 2004. 15(2): p. 127-36. 

Importancia de la limpieza del conducto auricular en el tratamiento de una otitis externa. Revisión corta. 

PALABRAS CLAVE >  Otitis > Ototoxicidad > pseudomonas 
M en C. MVZ Angel Jiménez García de León 

Gerente técnico en pequeñas especies 

Vetoquinol de México 

angel.jimenez@vetoquinol.mcom 

Introducción

 La otitis externa es un problema común en perros que frecuentemente es un padecimiento complejo e involucra a más de un componente etiológico. Un abordaje exitoso hacia una enfermedad ótica, requiere entender que factores están contribuyendo a la patología en el oído. Estos factores se han clasificado recientemente1 en un sistema donde están divididos en causas primarias y secundarias, las cuales causan inflamación directamente en el canal auricular, y factores perpetuantes y predisponentes, que son elementos que contribuyen al problema ótico. Éstos dos últimos factores, no causan la enfermedad per se, pero evitan la resolución de la enfermedad o bien llevan a una recurrencia si no son tratados adecuadamente. 

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

Contáctenos