google-site-verification=zl2BFmWkKnMfWepghiQhluc1_SNBuOLiZdzvrMLd1r8
Anatomía

El uréter bajo condiciones normales ingresa en la superficie dorsolateral caudal de la vejiga urinaria y se vacía dentro del trígono después de un corto recorrido intramural. Las anormalidades en la embriogénesis del sistema urinario pueden ocasionar ectopia ureteral. Las alteraciones asociadas: incompetencia esfinteriana uretral, hipoplasia vesical o ureteroceles pueden presentarse de manera concurrente con los uréteres ectópicos. Se recomienda la corrección quirúrgica de la ectopia ureteral, sin embargo la presencia de otras anormalidades incrementa la probabilidad de incontinencia urinaria.

Aproximadamente el 70-80% de los perros afectados tienen ectopia intramural o extramural unilateral. La pielonefritis, cistitis e hidrouréter son comunes en los perros con este padecimiento causado por infección crónica, obstrucción de la salida urinaria o la ausencia primaria de peristalsis ureteral. Las vejigas urinarias hipoplásicas o intrapélvicas
pueden ser congénitas o secundarias a la falta del lleno vesical normal. En la ectopia unilateral, el hidrouréter e hidronefrosis pueden presentarse en el uréter contra lateral como resultado de infecciones urinarias ascendentes crónicas. Aproximadamente el 70-80% de los perros afectados tienen ectopia intramural o extramural unilateral. La pielonefritis, cistitis e hidrouréter son comunes en los perros con este padecimiento causado por infección crónica, obstrucción de la salida urinaria o la ausencia primaria de peristalsis ureteral. Las vejigas urinarias hipoplásicas o intrapélvicas pueden ser congénitas o secundarias a la falta del lleno vesical normal.

En la ectopia unilateral, el hidrouréter e hidronefrosis pueden presentarse en el uréter contra lateral como resultado de infecciones urinarias ascendentes crónicas.

 

Presentación clínica

 

Hay mayor predisposición genética en razas husky siberiano, caniche
miniatura y estándar, labrador retriever, terranova, algunas razas Terriers, fox terrier, terrier blanco de west whighland, collie y corgi galés. Son más reconocidos los casos en hembras que en los machos.

 

Los machos tienden a ser más adultos que las hembras al momento del diagnóstico. Si bien la ectopia ureteral es menos prevalente en felinos, la forma bilateral puede ser más frecuente en ellos que en caninos.

La ectopia ureteral debe ser sospechada en todo paciente juvenil que presenta antecedentes de incontinencia desde el nacimiento, sin embargo también debe ser considerada en los animales maduros con incontinencia urinaria crónica, intermitente o si el animal parece orinar volúmenes normales (ectopia ureteral unilateral). Los perros afectados pueden tener cierta respuesta a la terapia médica, simulando situación de incontinencia urinaria adquirida.

Hallazgos al examen físico (E.F)


*Tinción y humedad del pelaje en perineo/perivulvar
*Olor e irritación o escaldadura urinaria de la piel circundante
** Expresión vesical , debe ser palpada antes y después de micción, (fácil o difícil vaciamiento)
**Examen neurológico: detectar dolor a la palpación espinal, lumbosacra
*Siempre presentes al E.F
**Importantes para descartar otras patologías, pero no están presentes al E.F


Diagnóstico diferencial

Incontinencia conductual en animales jóvenes a causa de una sumisión
exagerada
Incontinencia por urgencia/ hiperespasticidad del detrusor (inflamación
o infección de vías urinarias
inferiores)

Procesos neurogénicos:

 

  • Alteraciones de la neurona motora inferior (lesión en segmento medular S1-S3, trauma del nervio periférico).

  • Alteraciones de la neurona motora superior (lesión en craneal del segmento medular S1)

Incontinencia hormono sensible/ incompetencia uretral
Anormalidades anatómicas: uraco persistente, estenosis vaginal


Diagnóstico

 

  • Radiología: la urografía excretora es el método empleado para la confirmación de los uréteres ectópicos y definición de las anormalidades urogenitales asociadas (hidronefrosis, hidrouréter, vejiga urinaria hipoplásica). Las radiografías son tomadas durante la fase temprana y tardía después de la administración del contraste. Sin embargo, la radiología de contraste no identifica con precisión a todos los uréteres ectópicos y a menudo no logra diferenciar entre intramurales y extramurales. El colón debe ser evacuado.

 

  • Cistoscopía: es el método más confiable para el diagnóstico de ectopia ureteral en las hembras. Visualización directa de uréteres ectópicos y otros defectos anatómicos.

  • Ultrasonografía también es de utilidad para definir la ectopia ureteral en los perros, permite una determinación más precisa de la anatomía ureteral. Nunca los vemos a menos que haya hidrouréter o anormalidad.


Se indica el hemograma, perfil bioquímico y análisis de orina, incluyendo urocultivo (infección urinaria concomitante es común).


Tratamiento

La corrección quirúrgica es el tratamiento de elección, incluso si el tratamiento médico induce una mejoría marginal. Debe ser realizada a la brevedad para prevenir hidrouréter o hidroneforis. La Neoureterostomía se realiza para los uréteres ectópicos intramurales. Si el uréter es extramural, se le debe resecar y reimplantar dentro del lumen de la vejiga urinaria (Ureteroneocistotomía).


Tratar cualquier condición coexistente o secundaria (infección urinaria)


Pronóstico

El resultado para perros y gatos con anormalidades estructurales corregibles el pronóstico es bueno a excelente. El 30-35% de los pacientes continuaran con cierto grado de incontinencia urinaria después de la cirugía. Si existe hipoplasia de la vejiga urinaria, la incontinencia puede continuar hasta que la misma se agrande y funcione adecuadamente como reservorio.

Presentación Caso Clínico
Reseña


Nombre: UMA
Raza: Soft Coated Weathen Terrier
Edad: 8 meses
Sexo: Hembra no castrada


Historia Clínica: Incontinencia urinaria
persistente desde que fue adquirida.


Examen físico: Tinción y humedad
del pelaje perivulvar, olor y escaldadura
urinaria de la piel circundante, vejiga
intrapélvica no plétora.


Hemograma: Eosinofilia por degradación tisular.


Perfil bioquímico: Hiperazotemia prerrenal con hiperamilasemia, hiperfosforemia, hipernatremia e hiperosmolalidad asociadas a deshidratación hipertónica. Alcalosis metabólica hipoclorémica.


Urianálisis: densidad urinaria por debajo de punto crítico (1.004) asociada a incremento en diuresis. Alcaluria relacionada a alcalosis. Bacteriuria.


Urocultivo: Proteus spp.
Cistografía retrógrada

Figura 6.

Urografía excretora
Cistografía excretora
Urografía excretora Cistoscopia


No se realizó por el costo elevado.

Cirugía


Durante la exploración se observó cierto grado de dilatación ureteral bilateral así como su trayecto intramural que desemboca a nivel uretral, así como vejiga hipoplásica e intrapélvica probablemente secundaria a los uréteres ectópicos y falta de llenado vesical crónico, por lo cual se decidió realizar una neoureterostomía bilateral, la cual consistió en estomatizar el uréter a nivel de la mucosa de la vejiga y sellar su salida ectópica en uretra. Los riñones se observaron de tamaño y conformación normal.

Discusión


El uréter ectópico es un proceso que se presenta con mayor frecuencia en determinadas razas de perros. Aunque la causa de su aparición no está clara, se ha demostrado que hay una base hereditaria en determinadas razas predispuestas. El uréter ectópico es unilateral en aproximadamente dos tercios de los casos, tanto en hembras como en machos. La corrección quirúrgica está indicada si se identifica el problema, si bien el pronóstico para el éxito de la intervención es reservado si el uréter termina en la vagina o uretra distal, que conlleva un alto grado de incontinencia pos quirúrgica. El pronóstico, es asimismo sombrío si está presente un alto grado de hidrouréter, antes de la cirugía.

 

La ectopia ureteral se describe asociada a otras alteraciones congénitas y /o secundarias (tabla I).


La alteración secundaria más frecuente en estos casos es el hidrouréter. Este puede producirse por las infecciones crónicas del tracto urinario o por la obstrucción del flujo de la orina debida a la mala desembocadura del uréter. El hidrouréter puede predisponer a hidronefrosis y a la posterior insuficiencia renal. Todas estas alteraciones asociadas incrementarán en mayor o menor medida la incontinencia urinaria y son esenciales en el momento de establecer el pronóstico.


La complicación post operatoria más frecuente es la persistencia de la incontinencia urinaria. Este hecho se asocia a la existencia de otras alteraciones congénitas (hipoplasia de vejiga o uretra). También puede ser el resultado de una incompetencia del esfínter uretral muchas veces provocada por la agresividad de la técnica quirúrgica. En estos casos, cuando después de la cirugía persiste la incontinencia, puede ser útil un tratamiento médico basado en fármacos que aumenten el tono alfa adrenérgico del esfínter uretral y por tanto, lo hagan más competente. Los fármacos alfa adrenérgicos descritos son la efedrina y la fenilpropanolamina. Estos pueden combinarse con un tratamiento con estrógenos ya que estos tienen la capacidad de aumentar la respuesta a la estimulación endógena alfa adrenérgica.


En nuestro caso habían 3 alteraciones: uréter ectópico congénito bilateral, hipoplasia vesical congénita y/o secundaria al anterior e hidrouréter incipiente, por lo cual se tiene un pronóstico de reservado a malo para recuperar la funcionalidad de la vejiga y una probable falla renal futura.

Conclusión 

A pesar que son razas de nueva formación pueden tener las enfermedades congénitas de las razas que la conforman en este caso Kerry Blue e Irish Terrier. Pero como han tenido éxito otra vez se privilegia su crecimiento y la ganancia en vez de hacer una selección más cuidadosa o esperar algunas generaciones más para observar su evolución antes de comercializarlas y ponerlas de moda. Muy difícil es ir en contra de este sistema pero cuando menos hacer una llamada de atención para no repetir tantos problemas congénitos que aquejan a nuestros pacientes.

Incontinencia urinaria por
ectopía uretral: presentación de
un caso clínico

PALABRAS CLAVE > Incontinencia urinaria > Ectopía intramural > Ectopía extramurall > vejiga > caso clínico > uretra > perros

MVZ Leonel Pérez Villanueva
MVZ Diana García Ortíz
MVZ Esp Rocío Chávez Cabrera
MVZ Fernando Urdiales Méndez

Hospital Médicos Veterinarios Pérez Villanueva

Resumen

La incontinencia urinaria se define por la ausencia de control voluntario sobre la salida de orina. En animales jóvenes son más probables las anomalías congénitas, en comparación con perros adultos; las hembras castradas son
proclives a incontinencia por incompetencia uretral.

El uréter ectópico es una anomalía congénita en la cual uno o ambos uréteres se vacían afuera de la vejiga urinaria. Los uréteres ectópicos extramurales son aquellos que eluden por completo a la vejiga urinaria, mientras que los uréteres ectópicos intramurales transcurren por debajo de la mucosa vesical para abrirse en la uretra o vagina.

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

® Arterial S.A. de C.V. 2020