Revisión retrospectiva del uso de la marbofloxacina

Descargar Edición 75

M en C MVZ Angel Jiménez García de León*1

Gerente Técnico Vetoquinol de México1.

 

PALABRAS CLAVE: Marbofloxacina > Fluoroquinolas > Tracto gastrointestinal > Vetoquinol

Introducción

 

Las quinolonas comprenden un amplio grupo de agentes antimicrobiales sintéticos. El ácido nalidixico fue el primero en ser descubierto y fue aprobado para su uso clínico en 1965. En los años 80’s a la molécula se le agregaron un grupo fluoruro en el anillo central en la posición 6 y la sustitución de una piperazina en la posición 7 lo cual aumentó su actividad antibacteriana ganando efectividad contra un espectro más amplio de bacterias. (1)

 

En el caso de la marbofloxacina (Figura 1), el incremento de la potencia por la sustitución con un grupo fluoruro en la posición 6, se acompaña de la introducción de un anillo piperacínico en la posición 10 y un átomo de oxígeno en posición 1, que da origen a un ciclo oxadiacínico. El ciclo piperacínico mejora la formación del complejo ADN-ADN girasa así como la penetración en la célula bacteriana, mientras que la adicción del grupo metilo en posición “para” del anillo piperacínico aumenta la liposolubilidad del fármaco y con ello, el volumen de distribución. El anillo oxadiacínico confiere a la molécula características farmacocinéticas como prolongada vida de eliminación y buena biodisponibilidad a la vez que aumenta el espectro frente a bacterias gram positivas. (2)

 

Mecanismo de acción

 

Las fluoroquinolonas en general actúan sobre la topoisomerasa II y topoisomerasa IV bacterianas; por un lado la topoisomerasa II, está involucrada en el proceso de superenrollamiento del ADN; proceso fundamental para la replicación bacteriana. Por otro lado, la topoisomerasa IV, también es esencial para la replicación del ADN, sin embargo, su función parece ser la separación de cromátides hermanas al terminar el ciclo de replicación para permitir la segregación hacia las células hijas.

 

Tanto la topoisomerasa II como la topoisomerasa IV son afectadas por las fluoroquinolonas, aunque existen diferencias en el grado en que cada una de estas enzimas se ve alterada, algunos autores señalan que para el caso de bacterias Gram negativas, la enzima blanco principal es la topoisomerasa II (ADN girasa), mientras que en otras bacterias, la enzimas más sensible es la toposiomerasa IV. (4, 5)

 

1/2

Espectro de acción

 

Inicialmente, la actividad antibacteriana de las quinolonas antiguas se limitaba esencialmente a la familia Enterobcteriaceae. Hoy en día los agentes más modernos poseen un amplio espectro de actividad que incluye bacterias Gram negativas, Gram positivas, micoplasmas y anaerobios. Sin embargo, hay una tendencia entre las quinolonas a tener mayor actividad sobre bacterias Gram positivas que sobre Gram negativas

 

Usos y prescripciones

 

La ventaja de las fluoroquinolonas es que poseen buena absorción en el tracto gastrointestinal tras la administración oral, buena distribución tisular, bajo número de reacciones adversas y un amplio espectro de actividad.

Figura 1. Estructura quimica de la Marbofloxacina 

Infecciones de tracto respiratorio

 

Es la indicación principal de las fluoroquinolonas, considerando que alcanzan concentraciones altas en tejido bronquial, esputo y secreciones sinusales así como tener una excelente actividad contra la mayoría de las bacterias respiratorias más importantes. (7)

 

Infecciones gastrointestinales

 

Las fluoroquinolonas alcanzan altas concentraciones en la mucosa intestinal, dentro de los macrófagos y en la luz del tracto gastrointestinal cuando son administradas por vía oral (8), siendo así, altamente efectivas para el tratamiento de diarreas bacterianas agudas.

 

Infecciones de tracto urinario

 

La farmacocinética de las fluoroquinolonas les permite alcanzar altas concentraciones en orina durante periodos prolongados de tiempo. La actividad antibacteriana de ciertas quinolonas se ve reducida por valores de pH urinario bajos, sin embargo, las concentraciones alcanzadas en orina exceden ampliamente las requeridas para matar a la mayoría de los patógenos.

 

Farmacocinética de la marbofloxacina

 

La difusión de la marbofloxacia por el torrente sanguíneo es muy buena independientemente de la ruta de administración usada. Su distribución en todos los tejidos es excelente, de tal manera que puede actuar efectivamente sobre todos los sitios de infección, esto es debido a que la marbofloxacina tiene una naturaleza anfotérica lo cual le permite una distribución extra e intracelular, y también posee una baja unión a proteínas plasmáticas.(9)

 

Estudios clínicos

 

En un estudio sobre sensibilidad de Pseudomonas aeruginosa a las fluoroquinolonas a partir de aislados de piel y oídos en perros se evaluó el efecto de dos fluoroquinolonas; la marbofloxacina y la enrofloxacina sobre cultivos aislados a partir de oídos y piel en perros; se realizaron evaluaciones en 1992, 1995 y en 2003 con el objetivo de examinar la sensibilidad de Pseudomonas aeruginosa a estas moléculas.

 

En 1992, donde se evaluó únicamente a la enrofloxacina arrojó un porcentaje de sensibilidad cercano al 80%. Posteriormente, en 1995, se evaluaron ambas fluoroquinolonas, la marbofloxacina y la enrofloxacina, donde los resultados mostraron un porcentaje de susceptibilidad a la marbofloxacina superior al 80%, mientras que para ese entonces, el porcentaje de susceptibilidad hacia la enrofloxacina disminuyó significativamente apenas superior al 40%. En 2003, al realizarse las mismas evaluaciones, la susceptibilidad a la marbofloxacina se mantuvo cercana al 80%, mientras que la de la enrofloxacina apenas superaba el 10% (10). Por otro lado, en un estudio epidemiológico (11), la marbofloxacina demostró no tener alguna evolución respecto a susceptibilidad bacteriana entre 2006 y 2007. (Figuras 2 y 3). Incluyendo 100% de susceptibilidad bacteriana de las 46 cepas evaluadas de Bordetella bronchiseptica.

 

Figura 2. Sensibilidad de aislados de Pseudomonas aeruginosa de infecciones caninas, predominantemente piel y oidos en 1992, 1995 y 2003.

Figura 3. Nivel de susceptibiliad bacteriana en 2007 (%). * Staphyloccocus intermedius ha sido reclasificado recientemente como Staphylococcus pseudintermedius o S. pseudintermedius

En otro estudio, donde se evaluó el efecto de la marbofloxacina sobre infecciones bacterianas respiratorias en perros, se demostró que cuando es administrada oralmente, la marbofloxacina se acumula en macrófagos alveolares a concentraciones mayores a aquellas en plasma. 

 

De la misma manera, se realizó un estudio clínico, evaluando el porcentaje de cura en infecciones de tracto respiratorio en perros, comparando el uso de la marbofloxacina, con el uso de un tratamiento de primera elección; amoxicilina y ácido clavulánico. En este estudio, el porcentaje de cura fue ligeramente mayor en el grupo de pacientes tratados con marbofloxacina sobre el grupo de pacientes tratados con amoxicilina y ácido clavulánico; 78.9% y 69.2% respectivamente. (Figura 4) (12, 13).

 

Figura 4. Porcentaje de cura en infecciones de tracto respiratorio crónicas en perros.

El efecto que tiene la marbofloxacina sobre infecciones de tracto urinario ha demostrado ser excepcionalmente elevado, tal como lo muestra un estudio clínico donde se evaluó el porcentaje de cura de un grupo de pacientes tratados con marbofloxacina y otro grupo tratado con amoxicilina y ácido clavulánico respectivamente. Por su parte, la marbofloxacina mostro tener niveles elevados en orina, excretando dos terceras partes por esta vía en su forma activa, lo que lo hace un antibiótico ideal para el tratamiento de este tipo de afecciones. En los resultados comparativos, el porcentaje de cura del grupo tratado con marbofloxacina fue significativamente mayor al grupo tratado con amoxicilina y ácido clavulánico; 88% y 54% (Figura 5).

 

 

Figura 5. Porcentaje de curación clínica en infecciones en tracto urinario en perros.

Conclusión

 

Esta breve recopilación de estudios clínicos, nos dan un panorama sobre el uso de una molécula antibiótica de reciente creación en la cual nos demuestra que; por un lado, independientemente de la vía de administración, alcanza concentraciones elevadas en todo el organismo y es altamente biodisponible. Demuestra un tiempo de vida medio de eliminación largo después de la aplicación de una dosis, lo que nos habla de un buen efecto post antibiótico de 5 a 6 veces más prolongado que otra molécula de la misma familia, la enrofloxacina. A lo largo del tiempo, la marbofloxacina ha mantenido los niveles de susceptibilidad bacteriana, lo que hasta hoy en día, la hace una molécula ideal para infecciones que no se pueden solucionar debido baja susceptibilidad bacteriana hacia otros antibióticos.

 

Referencias

  1.  Mitscher, L.A., Zavod, R.M. & Sharma, P.N. (1989) Structure-activity relationships of the newer quinolone antibacterial agents. En International telesymposium on quinolones. 1st edición. Ed. Fernandes, P.B. pp. 3-19. J.R. Prous, Barcelona.

     

  2.  Neuman, M. (1987) Relationship between chemical structure of antibiotics and pharmacokinetics. Drugs Experimental and Clinical Research. XIII (3) 115-124.

     

  3.  Smith, J.T. & Lewin, C.S. (1988) Chemistry and Mechanisms of Action of the Quinolone antibacterials. En: the quinolones. 1a Edición. Ed. Andriole, v.T. pp 23-82. Academic press, London.

     

  4. Boswell, F.J. & Wise, R. (1998) Advances in the macrolides and quinolones. Infectious Disease Clinics of North America, 12, 647-670.

     

  5. Hooper, D.C. (1998) Mechanisms of Quinolone Resistance. En Use of Quinolones in Food and Potential Impact on Human Health. Report and Proceedings of a WHO Meeting. Geneva, Switzerland. 2-5 June 1998.

     

  6. Percival, A. (1991) Impact of chemical structure on quinolone potency, spectrum and side effects. The Journal of Antimicrobial Chemotherapy. 28 (Suppl): 1-8.

     

  7. Brown, S.A. (1996) Fluoroquinolones in animal health. Journal of Veterinary Pharmacology and Therapeutics, 19, 1-14.

     

  8. Andriole, V.T. (1988) Clinical Overview of the Newer 4-Quinolone Antibacterial Agents. En The quinolones. 1ªedición. Ed. Andriole, V.T. pp. 155-200. Academic Press, London.

     

  9. Drugeon H, Cahiers practiques de l’abtibiothérapie proabiliste. 2- Concentration tissulaire et cellulaire des antibiotiques

     

  10. Lloyd DH, Lamport AI, Feeny C. Fluoroquinolone sensitivity amongst Pseudomonas aeruginosa isolated from canine skin and ears. WSAVA/BSAVA Annual Congress, Birmingham 1997, Scientific proceedings.

     

  11. 2007 Vetoquinol’s Epidemiological and bacterial susceptibility survey. Proceedings from the 2008 symposium on the New Developments in antibiotic therapy for companion animals. Cacais, Portugal.
     

  12. Dillie, L, Contribution a la etude de la marboflaxacine dans les infections bacteriennes respiratoires du chien – These veterinaire Alfort 1997.

     

  13. Boothe HW, Jones SA, Wilkie WS, Boeckh A, Stenstrom KK, Boothe DM. Evaluation of the concentration of marbofloxacin in alveolar macrophages and pulmonary epithelial lining fluid after administration in dogs 2005. AVJR Vol. 66 (10).

     

  14. Cotard, Gruet, Pechereau, Pages, Thomas, Delforge; Comparative study of marbofloxacin and amoxicillin-clavulanic acid in the treatment of urinary tract infections in dogs. JSAP 1995, 36 (8) 349-353.

     

  15. Marbocyl Reference book, p.15, p26-28.

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

Contáctenos