google-site-verification=zl2BFmWkKnMfWepghiQhluc1_SNBuOLiZdzvrMLd1r8

Vacunación de

Leucemia Viral Felina.

PALABRAS CLAVE >  Virus de la Leucemia Felina > retrovirus > biológicos > vacunación > medicina preventiva > medicina felina

Alejandro Sánchez Pacheco*

*Profesor FESC-UNAM

Gerente técnico. Unidad de Negocios de Animales de Compañía  MSD

alejandro.sanchez@merck.com

Resumen

El control de la leucemia viral felina necesariamente requiere de una combinación de acciones tales como identificación de gatos infectados a través de pruebas para separarlos de los gatos susceptibles, sanitización de los sitios donde haya gatos positivos y vacunación. (Maclachlan, 2017) La vacunación juega un papel importante en el control de enfermedades infecciosas, tanto para un individuo como para una población de gatos (inmunidad de manada). El beneficio más relevante de la vacunación generalizada y rutinaria es claro para los médicos veterinarios: la reducción de la incidencia de enfermedades graves causadas por organismos patógenos, como el virus de la leucemia viral felina. Sin embargo, el nivel de protección conferido por una vacuna particular en un individuo puede cambiar dependiendo de una compleja interacción de factores del paciente, del entorno del paciente, y de la vacuna. (Scherk, 2013)

Entre los factores del paciente que debemos de tomar en cuenta al momento de decidir la vacunación, es la presencia de anticuerpos derivados de la madre (ADM). Como en todos los mamíferos, la inmunidad pasiva en gatos es una protección sistémica inmediata que es esencial en la vida temprana de los gatitos pero de corta duración. El período de esta eliminación depende en gran medida del nivel inicial de ADM en la circulación del neonato después de la ingesta de calostro, los factores ambientales y los antígenos respectivos. Como resultado, hay grandes diferencias entre los gatitos (inclusive entre los compañeros de camada) en el período de protección otorgado por los ADM circulantes, que alcanza su nadir entre la 4-5 semanas de vida, por lo tanto, no es conveniente vacunar a gatos menores de 4 semanas, no solamente por la presencias de ADM, sino también por la inmadurez del sistema inmune, en el caso de FeLV este periodo se extiende a 6-8 semanas. (Frymus, 2017) 

“Las vacunas actuales son eficaces para prevenir la viremia persistente, la replicación viral y la enfermedad asociada (Kennedy, 2014), pero no han demostrado estimular la inmunidad de mucosas a nivel oronasal para proporcionar un 100% de protección frente a la viremia transitoria (Palmero Colado, 2010). ”

Tipos de biológicos

 

Bill Jarret, a principios de los 60´s realiza las primeras descripciones de la leucemia viral felina, estos estudios dieron inicio a bastas investigaciones sobre la retrovirología felina, teniendo como uno de los resultados el desarrollo de biológicos para prevenir la enfermedad. En 1974, el mismo Jarret desarrolla la primera vacuna con el virus completo, para 1979 Pederson utiliza ya el virus inactivado y en 1981 Lewis utiliza la proteína de envoltura en conjunto con adyuvantes. 

 

Los avances en el desarrollo de vacunas de FeLV han continuado en los últimos años, con tres familias principales de vacunas actualmente disponibles en el mercado: (1) vacunas clásicas de virus inactivados que liberan gp70; (2) vacunas de subunidades basadas en gp70 Env producidas en bacterias; y (3) vacunas recombinantes diseñadas en virus de canario para expresar genes de FeLV (Willet, 2013). 

 

Las vacunas inactivadas y de subunidades estimulan la respuesta humoral en tanto que las recombinantes estimulan tanto la respuesta humoral y celular (Palmero Colado, 2010). Las vacunas actuales son eficaces para prevenir la viremia persistente, la replicación viral y la enfermedad asociada (Kennedy, 2014), pero no han demostrado estimular la inmunidad de mucosas a nivel oronasal para proporcionar un 100% de protección frente a la viremia transitoria (Palmero Colado, 2010). Aún así, se ha logrado hacer un buen control de la enfermedad en lugares en donde se han establecidos fuertes programas de vacunación (Day, 2016) 

 

Programa de vacunación

 

El  grupo de la WSAVA que genera los lineamientos de vacunación (VGG), considera a la vacuna con FeLV como vacuna no esencial, pero también  hace énfasis en que el uso de la vacuna debe ser determinado por el estilo de vida y el riesgo de la exposición percibida de gatos individuales y la prevalencia de la infección en el entorno locales (Day, 2016), en este sentido, la guía de vacunación de COLAVAC-FIAVAC es más clara y hace una separación de acuerdo a la edad y considera esencial para gatitos menores de un año debido a la alta susceptibilidad, y no esencial para los gatos mayores a un año, para quienes es recomendada solamente para gatos en riesgo de exposición (los que tienen acceso al exterior o los que viven en lugares donde se alojan muchos gatos y el estado de infección es desconocido) (Iturbe Cossio, 2017).

 

Los programas de vacunación recomendados por COLAVAC-FIAVAC son (Iturbe Cossio, 2017):

Primovacunación:

 

Gatitos menores de 16 semanas de edad:

 

Primera dosis a las 8-9 semanas de edad.

Segunda dosis 3-4 semanas después.

Tercera dosis al año de edad.

 

Gatitos mayores de 16 semanas y adultos no vacunados

 

2 dosis con 3-4 semanas de diferencia.

1 dosis un año después.

Revacunación

 

Anual o bianual dependiendo del producto recordando que al no ser una vacuna esencial deberá de vacunarse solamente a gatos que permanezcan en riesgo.

 

Consideraciones de la vacunación.

 

  • Antes de la vacunación los gatos que debe ser siempre evaluados en busca de FeLV (Kennedy, 2014)

  • Los gatos infectados antes de la vacunación no obtienen ningún beneficio al vacunarse (Palmero Colado, 2010). Vacunar un gato infectado no es peligroso, pero generará falsa expectativas en el dueño del gato. (Kennedy, 2014)

  • Todos los gatitos menores de 16 semanas deberían ser vacunados por el riesgo elevado de infección. (Iturbe Cossio, 2017)

  • La vacunación no afecta el estado portador del paciente o el desarrollo de la enfermedad (Palmero Colado, 2010)

  • No se sugiere la vacunación de gatos con tratamiento con inmunosupresores (Palmero Colado, 2010)

  • La aplicación de la vacuna deberá de llevarse a cabo en la parte más distal de los miembros, con la finalidad de que la sea posible realizar resección quirúrgica radical, si se desarrollara el sarcoma asociado a puntos de inyección. (Iturbe Cossio, 2017) 

Referencias

  1. Day, M. J. (enero de 2016). DIRECTRICES PARA LA VACUNACIÓN DE PERROS Y GATOS. Journal of Small Animal Practice , 57.

  2. Frymus, T. e. (junio de 2017). ABCD Guidelines on Maternally Derived Immunity and Vaccination. Obtenido de http://www.abcdcatsvets.org/maternally-derived-immunity-and-vaccination/

  3. Iturbe Cossio, T. A. (septiembre-octubre de 2017). Guias de Vacunación para Perro y Gatos. COLAVAC-FIAVAC-México. Vanguardia Veterinaria.

  4. Kennedy, M. (2014). Enferemedades Infecciosas y zoonóticas. En S. Little, El Gato. Medicina clínica y tratamiento (págs. 1226-1324). Buenos Aires: Inter-Médica.

  5. Maclachlan, N. D. (2017). Fenner’s Veterinary Virology. Amsterdam: Elsevier/AP, Academic Press. doi:http://dx.doi.org/10.1016/B978-0-12-800946-8.00014-3

  6. Palmero Colado, M. y. (2010). Enfermedades Infecciosas Felinas. Navarra: Servet.

  7. Scherk, M. e. (2013). 2013 AAFP Feline Vaccination Advisory Panel Report. Journal of Feline Medicine and Surgery, 15, 785-808.

  8. Willet, B. y. (2013). Feline Leukemia Virus: Half a century since its discovery. The Veterinary Journal, 195, 16-23.

Revista Especializada en Clínica de Pequeñas Especies

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

® Arterial S.A. de C.V. 2020